Guía de Transformaciones Estéticas
medicina estética

Conociendo al Ácido Hialurónico

El Ácido Hialurónico (AH) es un tipo de azúcar que se encuentra de forma natural en nuestro organismo, especialmente en la piel.

Y que actúa para asegurar su estabilidad y mantenerla protegida y renovada constantemente. Es parte fundamental de las células. Es el responsable de la elasticidad de la piel y, debido a sus propiedades analgésicas y de regeneración celular, se utiliza con mucho éxito en medicina, incluso para tratar enfermedades como la artrosis. El AH va disminuyendo con el paso del tiempo.

Una piel bien hidratada es más firme y tiene un brillo más luminoso. En cambio, una piel deshidratada aparenta mayor opacidad, le falta brillo y aparece más holgada

Sus propiedades son enormes pues tiene una impresionante capacidad para retener humedad: una sola molécula puede contener hasta 1.000 veces su propio peso en agua Otro dato interesante para comprobar su espectacular poder: un gramo de ácido hialurónico puede contener hasta seis litros de agua.

Una piel bien hidratada es más firme y tiene un brillo más luminoso. En cambio, una piel deshidratada aparenta mayor opacidad, le falta brillo y aparece más holgada. Por otro lado, el ácido hialurónico actúa como una esponja, capaz de retener grandes cantidades de agua en la piel, y así le aporta volumen, además de reducir las arrugas y disimular las líneas de expresión y revitalizar las capas superficiales externas de la piel.


Beneficios


  • Mantiene la correcta estructura de la piel.

  • Retiene el agua en la epidermis, pues hidrata de forma natural.

  • Facilita la reparación celular.

  • Rellena las arrugas.


AH Antienvejecimiento


Su capacidad de retener la humedad es muy importante para tratar el envejecimiento de la piel. Cuando somos jóvenes, nuestra piel retiene el agua y mantiene un equilibro adecuado de humedad.

Su capacidad de retener la humedad es muy importante para tratar el envejecimiento de la piel. Cuando somos jóvenes, nuestra piel retiene el agua y mantiene un equilibro adecuado de humedad.

Pero con el paso del tiempo, y a partir de los 35 años, más o menos, la producción natural del ácido hialurónico se reduce y provoca pérdida de firmeza y volumen, produciéndose un envejecimiento de la piel.


AH según la edad


A partir de los 30 años. Es cuando aparecen los primeros cambios en la piel. Los primeros signos de envejecimiento comienzan a verse –algunas líneas de expresión y primeras arrugas- y es cuando es beneficioso recurrir al AH que ayudaa rellenar las arrugas y a recuperar el aspecto joven.

Entre los 40 y los 50. A partir de los 40, el principal problema de la piel es la flaccidez y la pérdida de volumen, así como la reducción de los contornos faciales. Con la llegada de los 50, la preocupación se centra en dos problemas básicos de la piel: la pérdida de elasticidad y la profundización de las arrugas. En ambos casos, para solucionar los problemas que aparecen entre los 40 y 50 años, es recomendable recurrir a un tratamiento con AH o a una crema facial de día con Ácido Hialurónico, que permitirá corregir los efectos del envejecimiento, hidratando la piel y ayudando a rellenar las arrugas.

Si se elige un tratamiento de Medicina Estética, el profesional especialista lo aplica mediante unas agujas muy finitas. Por último, se masajea la zona para distribuir correctamente el producto. Es posible que luego de la aplicación la zona permanezca hinchada, pero esto cede a los pocos días. En el caso de los labios, que son muy sensibles, se inflaman bastante durante las primeras 72 horas. Por eso se recomienda quedarse en casa durante un día luego de la intervención.

Es importante que sea un profesional experimentado quien aplique el tratamiento.