Guía de Transformaciones Estéticas
entrevistas

Silvia Goytia: Tengo mi taller, hago lo que me gusta, vivo del arte

Una artista que con su subjetividad y su camino se inscribe en la corriente constructivista americanista, que se mueve con solvencia tanto en la pintura, la escultura y la fotografía.

Silvia Goytia es una artista plástica que se expresa con diversos lenguajes: la pintura, la escultura y la fotografía. Es profesora de Bellas Artes, egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Estudió en los talleres de Ernesto Pesce, Adolfo Nigro, Alberto Delmonte, Jorge Gamarra y Julián Agosta, entre otros.

Ha expuesto en numerosas muestras individuales y colectivas a nivel nacional e internacional y su obra se encuentra en colecciones privadas del país y el extranjero. Obtuvo diversos premios: Premio Estimulo a la creatividad “Arte al día”; Segundo Premio Escultura – Municipalidad de Vicente López; Mención Especial del Jurado – SAAP – Biblioteca Nacional; Primer Premio de Escultura – Salón de Artistas Plásticos de San Isidro. Primer Premio – Salón SAAP – Museo de Arte Moderno, entre otros. Guía de Transformaciones Estéticas visitó su taller y lo que sigue es la charla con la artista.

Entre diciembre de 2016 y enero de 2017, en Espacio de Arte del Banco Ciudad presentó su obra La Estructura Desconocida. Expuso en la Feria de Arte Internacional de Punta del Este (2018) y en 2019 participó de la Feria de Atte y Diseño Almoneda Antik Passion, en Madrid. Acá, la charla que mantuvo con Guía de Transformaciones Estéticas.





Guía de Transformaciones Estéticas. La crítica se refiere a vos como constructivista, abstracta, geométrica ¿cómo te identificas?

En la pintura, a veces parto de texturas que me remiten a formas, otras veces del collage, a veces de un dibujo previo

Silvia Goytia. Me inscribiría dentro de lo abstracto constructivista, opuesto a lo lírico, a lo expresionista. Relacionado con la escuela de Joaquín Torres García , que estuvo en la escuela de la Bauhaus, relacionado con Paul Klee y con Vasili Kandinsky. Torres García se nutre de esta corriente y vuelve a América para desarrollar su americanismo. Me identifico con el constructivismo americanista. Estudié con Alberto Delmonte, Julián Agosta, Adolfo Nigro que pertenecen a esa corriente y comencé mi camino hacia el constructivismo abstracto, geométrico. Mi última obra, La Estructura Desconocida, que se expone en el Banco Ciudad refleja mi enfoque.

GDETE. Hacés pintura, fotografía y escultura ¿con cuál de estos lenguajes te sentís más cómoda?

SG. Los tres lenguajes me resultan cómodos, cada lenguaje, me otorga algo diferente en los tres puedo expresarme, son distintos caminos que uno toma en momentos diferentes, a veces pueden coincidir.

GDETE.¿A qué artistas admirás?

SG. ¡Admiro a tantos! es muy difícil nombrar a todos, pero te diría algunos de los que siento que me han dado mucho de sus enseñanzas, ya que nos gustan aquellas cosas en las que nos reconocemos. Podría decirte entre otros a Torres García por su claridad de pensamiento, sus estructuras constructivistas, Pablo Picasso por la diversidad de su obra con una vida experimentando constantemente y creando el cubismo. Henri Matisse, por su colorido y sus pensamientos que se vierten en sus reflexiones sobre el arte. Paul Cezanne, por su factura en la pintura, por ser un innovador y ser el precursor del arte moderno al abrir las puertas al futuro cubismo. De los clásicos obviamente Leonardo, Miguel Angel, etc. Entre los argentinos, a Xul Solar, a mis maestros Alberto Delmonte, Julián Agosta, Jorge Gamarra y a tantos, tantos otros.

GDETE. ¿Cómo es tu proceso creativo?

SG. No tengo una manera especial, sino distintos procesos, pues parto de variadas maneras de encarar el trabajo. Por ejemplo en la escultura, puedo partir de un bloque de madera, ir buscando una forma general, tallándola y luego definir las formas particulares, pero sin boceto previo, sólo partiendo de una idea aproximada, luego me dejo llevar y la obra se produce en el trayecto, "in itinere" o sea mientras camino, mientras voy dando formas. Otras veces parto de pedazos de maderas u objetos encontrados y los voy uniendo en una sola pieza, previamente talladas para luego ensamblarlos. Respecto de la pintura, a veces parto de texturas que me remiten a formas, otras veces del collage, a veces de un dibujo previo que luego se va transformando a medida que voy pintando, o sea tampoco parto de bocetos, son ideas que se van plasmando, pincelada, tras pincelada.

GDETE. ¿Cuánto tiempo te lleva finalizar una obra? ¿cómo decidís que una obra está terminada?

SG No puedo decirte cuánto tiempo tardo en una obra, cada una tiene un tiempo distinto, nace de una manera y va creciendo y desarrollándose hasta que tiene un punto final, porque considero que tocarla más sería arruinarla, hay un momento en que se siente que la obra ya nació, pero el tiempo de gestación hasta su alumbramiento, no tiene un tiempo para mí. Hay obras que se gestan y se concluyen en un tiempo rápido, algo produjo la magia de que así sea, otras son partos bastante largos, depende de muchos factores. O sea la obra para mí se termina cuando "más, es menos", seguirla, sería arruinarla, es algo que se siente.

GDETE. ¿Cuál es el mejor momento del día para trabajar?

Me gusta la belleza que transmite alegría.

SG. Los momentos del día para trabajar son todos buenos, depende de como uno se sienta, pero la noche para mí resulta muy agradable, ya que "la noche, es amiga de los sueños, como de la creación", es el momento de más silencio del día y me inspira quizá más que otros.

GDETE. Coordinás un taller ¿te llevás bien con la docencia?

SG. Me gusta. Incluso trabajé con chicos pero la verdad es que es muy desgastante, se dispersan demasiado. Ahora mis alumnos son adolescentes y adultos. Me interesa que aprendan pero sin dejar de disfrutar, quiero que pasen un rato agradable. Tuve profesores muy rígidos, yo no soy así. Si un alumno quiere pasar de la pintura a la escultura, por ejemplo, trato de acompañar su recorrido. Yo no formo una escuela, no me interesa que el alumno me siga, acá viene gente muy diversa, yo les pregunto qué les interesa y trato de guiarlos en lo que quieren.

GDETE. Obtuviste muchos premios ¿cuál te dio más satisfacciones, por qué?

Durante una época participaba en muchos salones mediante concursos. Y era bueno recibir un reconocimiento por lo que hacía, como diría Séneca era “un aplauso interior”. Cuando terminé la escuela P. Pueyrredón tenía muchas ganas de continuar formándome en Europa, pero mis hijos eran chicos y no fue posible. Años más tarde, cuando mis hijos crecieron me presenté al Mozarteum para tratar de obtener una especie de beca, una residencia en la Cité Internationale des Arts, en París. Y lo logré. Donde yo vivía habían estado Astor Piazzola, Manuel Mujica Laínez, Antonio Seguí, ¡no lo podía creer! Estuvo dos meses durante el año 2012. Llevé obra e hice una muestra, fue fantástico, pude recorrer galerías, museos. Se me cumplía un sueño, verdaderamente.

GDETE. Por último ¿Qué es la belleza para vos?

SG. Como artista me llama la atención todo lo que es estético, lo armónico., el equilibrio. Como decía Matisse, poder ver una tranquilidad, una composición de colores. Me gusta la belleza que transmite alegría. Pero también me atrae la belleza interior: alguien que no tiene una imagen muy bella puede tener mucha belleza interior entonces se convierte en una persona bella. Creo que es la que más me gusta, la que tanto no se ve.

GDETE. ¿Querrías decir algo más?

SG. Siempre hay que hacerle caso a la vocación, si se trabaja con amor, sintiendo lo que se hace creo que se puede salir adelante y vivir de lo que te gusta. A mí no me resultó fácil dedicarme al arte. En mi familia mi abuela pintaba pero quedó viuda con hijos y no pudo dedicarse a esto. Mi padre era militar y se oponía a que yo fuese artista, era muy rígido. Estudié abogacía, me recibí, le di el título a mi padre y logré comenzar a hacer mi camino. Tengo mi taller, hago lo que me gusta y vivo del arte.

.