Guía de Transformaciones Estéticas
estética dental
estética dental

Alimentos amigos de los dientes

Esas sonrisas que muestran una dentadura sana, blanca, digna de envidia, se sostienen con un cuidado diario de cepillado, es indiscutible. Pero también es importante una alimentación adecuada. Por eso Guía de Transformaciones Estéticas conversó con el Dr Pablo Cohen, especialista en Estética Dental de Centros B&S para que nos oriente en este tema. Te presentamos, entonces, una lista de alimentos que contribuyen a la salud de los dientes. Veamos.

Alimentos aliados

La vitamina D facilita la absorción del calcio y el fósforo, haciendo nuestras encías y dientes mucho más resistentes a cualquier tipo de infecciones. El fósforo es crucial para el mantenimiento óptimo de la estructura de los dientes.

Los pescados azules, como arenques, salmón, caballa, sardinas o atún son muy convenientes. Las espinacas, los garbanzos, los calamares, el brócoli, la col rizada o el tofu también son fuente de calcio.

Las frutillas son muy convenientes porque contienen xilitos, que ataca directamente las bacterias de la placa dental y evitan la desmineralización de la dentadura
El fósforo se encuentra en alimentos de origen animal, como la leche y sus derivados, los huevos. Si sos vegetariana podéss obtener el fósforo de las legumbres, las nueces o los zapallitos. Los vegetales crujientes, como la zanahoria o el rábano, ayudan a retirar de los dientes los restos de otras comidas que ocasionan manchas y limpian la placa bacteriana. Las frutas: la manzana, la pera la sandía o el kiwi ayudan a limpiar la superficie de dientes y encías. Las uvas y el limón ayudan a conseguir esa envidiable sonrisa blanca porque tienen un efecto blanqueador natural. Las frutillas son convenientes porque contienen xilitos, que ataca directamente las bacterias de la placa dental y evitan la desmineralización de la dentadura. Los lácteos –yogur, leche, queso- además de ser ricos en calcio, limpian los dientes y combaten el mal aliento gracias al ácido láctico que contribuye a la segregación de la saliva. El té verde. Gracias a su poder antioxidante, elimina las bacterias, previene la formación de sarro en los dientes y reduce la acidez de la saliva. Todo ello contribuye a una menor aparición de caries. Además, se trata de una bebida sin azúcar. Las catequinas del té verde ayudan al cuidado de las encías gracias a su alto poder antioxidante. En cuanto al problema de halitosis el apio, el agua, el té, la manzana, la naranja o el yogur son buenos aliados contra el mal aliento.



Poco aconsejables

Los jugos cítricos tomados en exceso contienen ácidos que pueden dañar el esmalte provocando mayor sensibilidad y más posibilidades de caries. Tratá de evitar las bebidas carbonatadas son contraproducentes porque desmineralizan el esmalte. Por supuesto los azúcares que producen caries; cuantos menos consumas, mejor.

Los vegetales crujientes, como la zanahoria o el rábano limpian la placa bacteriana
En el desayuno no abuses del café, porque tiñe el esmalte al igual que el ketchup, la salsa de soja, el vinagre balsámico y el vino tinto, que ya hemos dicho más arriba que pueden ser recomendables para prevenir las caries pero también manchan los dientes.

Los encurtidos tienen un nivel de acidez y sal que potencian su sabor, pero son corrosivos para los dientes. Y la fibra, si bien es necesaria, es un arma de doble filo: por un lado mantiene nuestra flora intestinal en perfecto equilibrio aunque si se consume en exceso se pueden producir bloqueos en la absorción del calcio, elemento imprescindible para unos huesos y dientes fuertes.