» misceláneas
Como un lienzo blanco
¿Te cansaste de ese viejo tatuaje? Hay, a grandes rasgos, dos vías para borrarlo: extirpar la piel pintada o recurrir a un láser. Colores y profundidad de los dibujos son importantes a la hora de evaluar, con un profesional, qué se puede hacer para cada caso. Aquí te anticipamos claves.
 

Si te cansaste de ese tatuaje que te hiciste en épocas pasadas, podés eliminarlo por el método tradicional, bastante agresivo y poco efectivo, que consiste en extirpar parte de la piel para luego hacer un injerto y disimular la herida.

Pero si pensás que no hace falta sufrir para desprenderte del pasado sobre tu piel, esta nota te va a interesar.

Por suerte hoy, con el desarrollo de la tecnología láser, la Medicina Cosmética logra la remoción del tatuaje de forma permanente y efectiva, dejando la piel sana y libre de cicatriz. Sin padecer.

Lo que hay que saber

Según los expertos de Centros B&S Express, el láser adecuado para remover tatuajes es el Lumitron, modelo Spectra.
Se aplica el calor del láser sobre el pigmento tatuado y, luego de una serie de sesiones, ese dibujo en la piel se decolora.
Cada sesión se hace cada veinte o treinta días.
Para remover un tatuaje mediano, con un color único con un pigmento azulado-negro, se necesitan alrededor de seis sesiones de veinte minutos de duración.
Cuanto más oscuro es el pigmento más posibilidades de remoción tiene. Los colores claros, verde o amarillo, tienen menos posibilidades de remoción.

El médico especialista tiene que evaluar la calidad del pigmento o tinta que se utilizó para hacer el tatuaje. Todavía se siguen haciendo tatuajes con tinta china, que son más difíciles de eliminar. Por el contrario, las nuevas tintas vegetales se remueven con más facilidad.
También hay que tener en cuenta si el dibujo en la piel se hizo con agujas o con máquina. Esto incide en la profundidad y la uniformidad del tatuaje. Cuando el dibujo se hizo a mano, la profundidad es más irregular, y si es muy profundo en la primera pasada del láser quedan manchones y hay que usar más energía para la remoción total. Si se hizo con máquina, suele ser más uniforme y más fácil de remover.

El procedimiento

El procedimiento de eliminación se realiza en un consultorio o clínica, y lo debe implementar un dermatólogo especializado en este tipo de procedimiento.
No debemos olvidar que el láser siempre produce alguna molestia durante la sesión, por eso, se aplica un tópico de gel anestésico para adormecer ligeramente la zona. También se aplica frío para contrarrestar el calor del láser.

En casos de tatuajes demasiado grandes, conviene darle al paciente alguna sedación.
A continuación, el médico aplica el láser para iniciar la erradicación de las moléculas de la piel llena de tinta.
Después de cada sesión, el área se venda. Uno de los cuidados será mantener el área tratada fuera del sol, aunque podrá reanudar todas las actividades regulares. Y ¡chau a esa marca de épocas pasadas!

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios