» sano y rico
Te presentamos una serie de pautas alimentarias para aliviar la piel de naranja, generalmente fáciles de seguir. Vienen de boca de expertos. No te las podes perder. Acordate que también somos aquello que comemos.
 

La celulitis es apenas la “punta del iceberg”, es la expresión externa de una suma de factores que se encuentran en la profundidad, y que son las verdaderas causas de la piel de naranja.
Este aspecto tiene que ver con la acumulación de sustancias en un espacio poco extensible que tiene como techo la piel, como piso los músculos y como paredes a los tabiques fibrosos. De este modo, se produce la deformidad  provocada por el engrosamiento de la capa de grasa que, al no poder distribuirse hacia abajo, altera la apariencia estética de la superficie.

Este proceso inflamatorio llamado celulitis produce la acumulación de proteínas y líquidos en los espacios que hay entre las células grasas provocando compresión de los vasos linfáticos, venas y de los propios adipositos que impiden la normal circulación. Hasta aquí una síntesis de lo que dicen los expertos.

Una dieta saludable sirve

Además de los tratamientos que ofrece la Medicina Estética, una buena alimentación contribuye a mejorar ese triste aspecto de la piel de naranja, agregan esas fuentes.
Acá te presentamos algunas recomendaciones que nos dieron, fáciles de seguir.

Evitar el azúcar. Hablamos de los azúcares simples, de rápida absorción: tortas, dulces, chocolate, miel, etc. A ésos conviene desterrarlos. Por suerte existen los postres dietéticos. Sustituir el azúcar del té o el café con edulcorante. En cuanto a las frutas, cuidado: no comas más de dos por día porque contienen fructuosa que se transforma fácilmente en grasa.

Huir de las grasas saturadas. Estas son los fiambres, embutidos, las carnes grasas, manteca. Sustituirlos con alimentos ricos en hierro: carnes magras, pollo sin piel, pescados, mariscos. Recordemos que la falta de hierro favorece la aparición de celulitis y dificulta mucho más su eliminación.

Controlar el consumo de harinas refinadas. Las llamadas harinas “blancas” preferibles el pan integral, el arroz integral, las pastas de harina integral.

Incluir suficiente fibra. Comer dos frutas al día y tres porciones de vegetales. Una porción de vegetales es una taza de vegetales crudos o media taza de vegetales cocidos. En cuanto a las frutas, ¿sabías que la frutilla es ideal para combatir el estreñimiento y una sofisticada arma contra la piel de naranja? Otro fruto aliado es el kiwi: su arsenal de vitamina C alivia el estrés. Además, tiene cualidades laxantes y su contenido en potasio favorece el equilibrio hídrico. ¿Y el ananá? Ayuda a digerir las proteínas, acelera la reparación de los tejidos, elimina toxinas y líquidos retenidos, es antiinflamatoria. El pomelo funciona como un purificador; en ayunas media hora antes del desayuno acaba con las toxinas nocturnas.

Lácteos. Ojo con ellos. La leche entera en exceso es poco apropiada porque contiene azúcares de absorción rápida que favorecen la aparición de la “piel de naranja”. Es preferible sustituirla por leche descremada o por leche de soja. Yogur descremado sí, por su aporte de calcio.

Bonus track

Es importante no retener líquido. Por eso es aconsejable reducir o evitar la sal. Para que la comida tenga sabor conviene recurrir al jugo de limón, al perejil y otras hierbas aromáticas. Una dieta diurética rica en potasio incluye berenjenas, endivias, frutos secos, champiñones, frutas. También son útiles las infusiones que ayudan a eliminar líquido: té verde o salvia.
En cuanto al alcohol, hay que ser moderada -¡la moderación, siempre la moderación!- ya que aumenta los niveles de ácidos grasos en la circulación. Además favorece la acumulación de grasa en los lugares donde menos nos gusta. Entonces: una copa de vino tinto por día, no más.

Una buena alimentación contribuye a mejorar ese triste aspecto de la piel de naranja

La actividad física es fundamental. Es importante introducirla en nuestra rutina diaria, dedicar por lo menos media hora a algún ejercicio aeróbico: correr, caminar, trotar o bailar. Elegí lo que más te guste.

En cuanto a la cafeína, los especialistas recomiendan limitar su consumo a una taza por día (café, gaseosas diet, etc.).
Y por último: te conviene –por muchas razones más– dejar de fumar  e impedir que el estrés controle tu vida.

Todas estas estrategias ayudan a eliminar toxinas y a reducir la acumulación de grasa, cuestiones que contribuyen al desarrollo de la celulitis. Recordá que si este problema te trate cualquier duda, molestia y por supuesto dolor, debe enviarte de inmediato al consultorio médico.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios