» estética dental
El mal aliento es un problema que te puede alejar de los demás, a veces sin que te des cuenta. Conocé sus razones y el modo de evitarlo.
 

Cuando estás charlando con gente o con alguien que te gusta o te interesa y se acercan un poco más y… ¡ay! de pronto hay algo, un olor desagradable que te aleja, que destruye la buena predisposición hacia el otro. Sí, estamos hablando del mal aliento o halitosis, como es su nombre científico.

La gran mayoría de las veces el mal aliento se origina en la boca

Evidentemente es una afección que genera inhibiciones, aislamiento social y que se estima que la sufre casi la mitad de la población, en algún momento de su vida o frecuentemente.

En la boca del lobo

Básicamente hay dos tipos de mal aliento: el que se origina en la cavidad bucal y los de carácter sistémico. La gran mayoría de las veces tiene su origen en la boca. El otro tipo es causado por enfermedades sistémicas como la diabetes, problemas renales, cirrosis o bronquitis, en cualquiera de estos casos es conveniente consultar con el médico especialista en el área.

En el mal aliento de origen bucal se debe a las millones de bacterias que viven en la cavidad bucal, capaces de producir compuestos sulfatados volátiles de muy mal olor. La placa bacteriana dental, una película de material pegajoso que se forma en el diente, es uno de los elementos que producen el mal aliento cuando se acumula y no se elimina por el cepillado.
La falta de higiene dental, las malas restauraciones y coronas desadaptadas pueden influir en la creación de la placa bacteriana. Estas bacterias producen ácidos y una sustancia conocida como compuestos de sulfatados volátiles (VSC).
Es un problema que se intensifica con el estrés, las llagas bucales, caries, infecciones de encías y por el tabaco. Incluso puede ser resultado del exceso de sequedad en la boca.
Sin embargo, en personas con una rigurosa higiene oral, con dientes limpios e intactos y con el tejido periodontal sano, la fuente del mal aliento parece ser la parte posterior de la lengua, debido a la formación de una mucosidad proveniente de la nariz que se deposita en la base de la lengua. Esa capa lingual tiene una influencia significativa en el VSC y eventualmente en la formación del olor.

Qué hacer

La higiene oral es fundamental, y no sólo el cepillado dental sino también la limpieza del dorso de la lengua. Los especialistas recomiendan el uso del hilo dental que llega a zonas de la boca –espacios interdentarios- a las que el cepillo no puede acceder. Una visita al periodoncista (especialista en encías) puede indicarnos si  existe gingivitis -inflamación de las encías- y comenzar un tratamiento adecuado.
La limpieza de la base lingual y el cepillado dental reducen el VSC.
También habrá que cuidar la alimentación: es importante beber agua en abundancia o masticar chicles sin azúcar para que la boca genere saliva, ya que ésta es la encargada de eliminar las bacterias bucales actuando como una defensa natural. De este modo también se evita que la boca esté seca, otra de las causas de la aparición del mal aliento. También son muy útiles las infusiones de menta o masticar hojas de menta o chupar caramelos sin azúcar.
En cuanto a los enjuagues bucales, no terminan con el problema de raíz, sino que simplemente tapan el mal olor con esencias y fragancias que no terminan de eliminarlo.
Los buches deben ser recetados por el odontólogo por casos específicos y no de rutina. Este tipo de buches contienen componentes antisépticos cuyo objetivo es eliminar los gérmenes bucales.

El cepillado de dientes y la limpieza del dorso de la lengua son clave

Las pastas dentales tampoco solucionan el problema, pero algunas  pueden complementar la tarea del odontólogo luego del tratamiento.

Recomendaciones

Los especialistas sugieren disminuir -abandonar, en lo posible- el tabaco, eliminar las comidas fuertes, comer a intervalos regulares, cepillarse dientes y lengua y pasar hilo dental a diario y realizar visitas regulares al periodoncista. Los tratamientos más exitosos incluyen la limpieza mecánica de la superficie lingual. Todo esto te permitirá acercarte al mundo con más confianza en vos misma, con más seguridad.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios