» misceláneas
sin sudor y
sin lágrimas
La hiperhidrosis se produce por la actividad desmedida de las glándulas sudoríparas que se manifiesta en las axilas, las palmas de las manos y los pies. Se calcula que la enfermedad afecta a más del 2 por ciento de la población, pero menos del 40 por ciento hace una consulta médica. Aquí va un muestrario de los posibles tratamientos.
 

Ciertas personas padecen un sudor excesivo o hiperhidrosis –tal es su nombre científico-, que puede alterar su calidad de vida, provocando incluso inhibiciones sociales más o menos graves, que van desde vergüenza al momento de estrechar la mano hasta actitudes de aislamiento.

La hiperhidrosis se produce por la actividad desmedida de las glándulas sudoríparas en las axilas, las palmas de las manos y los pies. Quienes tienen esta enfermedad pueden sudar incluso con temperaturas templadas y cuando están en reposo. Se calcula que afecta a más del 2 por ciento de la población, pero menos del 40 por ciento hace una consulta médica.
Existen diversas alternativas que combaten este problema.

Láser

La  técnica con láser, desarrollada en Centros B&S de Buenos Aires, en conjunto con la Clínica del Dr. Martin Klopper de Alemania, permite eliminar gran parte de las glándulas sudoríparas de las axilas. La intervención reduce la sudoración y provoca la pérdida del pelo de la axila.

La hiperhidrosis se produce por la actividad desmedida de las glándulas sudoríparas en las axilas, las palmas de las manos y los pies

En primer lugar, se realiza una prueba (Test de Mynor) pintando la axila del paciente con una solución yodada donde luego se coloca talco. El sudor que provoca la hiperactividad de las glándulas sudoríparas tiñe el talco y entonces el médico introduce debajo de la piel una espátula con el láser que elimina las glándulas ecrinas, -las responsables del líquido de la transpiración- y apocrinas, productoras del olor.

Con el láser se hacen pequeños túneles por debajo de la piel. Luego del láser, con una cánula de succión se retiran las células y los bulbos pilosos que fueron quemados.
Se utiliza anestesia local tumescente, que produce vasoconstricción y evita el sangrado.
Esta intervención dura alrededor de cuarenta y cinco minutos y no es necesaria la internación.

En el postoperatorio se puede producir endurecimiento de la piel de la axila debido a la producción de fibrosis, que ira cediendo con el paso del tiempo.

La técnica con láser permite eliminar gran parte de las glándulas sudoríparas de las axilas

El organismo puede producir lo que se llama “sudoración compensatoria”: al bloquearse la axila, un 20 ó un 30 por ciento de los pacientes comienza a transpirar por el tórax o por la espalda.

Toxina Botulinica

Esta técnica bloquea las fibras nerviosas que estimulan la transpiración.
Luego de determinar los puntos de mayor sudoración, mediante el Test de Mynor, se infiltran microinyecciones de toxina botulínica tipo A. La toxina botulínica actúa como relajante químico de las glándulas sudoríparas.
El efecto dura aproximadamente entre seis y doce meses.
Los efectos secundarios incluyen dolor en el sitio de la inyección y síntomas similares a la gripe. La toxina botulínica tipo A utilizada para combatir el sudor en las palmas de las manos puede causar debilidad leve.

Con la Simpaticectomía Video Toracoscópica el paciente mejora sensiblemente su calidad de vida

Esta técnica es ideal para aquellas personas que no desean una intervención quirúrgica o las que tienen problemas de transpiración excesiva en pies o palmas de las manos.

Cortando el problema “de raíz”

Existe un nuevo método quirúrgico: la Simpaticectomía Video Toracoscópica. Fue desarrollado para disminuir o terminar con el exceso de transpiración. El sudor en las manos, axilas y pies está controlado por dos nervios, uno en cada hemitórax. Son los nervios simpáticos que se encuentran en la región del tórax. Con la ayuda de una videocámara, los cirujanos localizan estos nervios y los cortan a través de dos o tres incisiones de dos milímetros.

Es una intervención que dura cerca de una hora. La mayoría de los pacientes debe permanecer internado entre cuatro y seis horas. Por lo general, el paciente vuelve a su domicilio en el día de la operación.
Casi la totalidad de los operados puede retornar a sus actividades habituales entre los dos y los cuatro días posteriores al procedimiento.

El especialista encargado de este tipo de intervenciones es el cirujano torácico con experiencia en el tratamiento de la hiperhidrosis por Simpaticectomía Video Toracoscópica, pues para acceder a los nervios simpáticos, deben realizarse incisiones en el tórax.
¿Todos pueden recurrir a esta opción? Quienes padecen enfermedades cardíacas o pulmonares severas, o desorden tiroideo no tratado, requieren evaluaciones adicionales antes de indicar el procedimiento.

Como efecto colateral, algunos pacientes pueden comenzar a transpirar en otras partes del cuerpo –sudoración compensatoria-, como los muslos, el abdomen o la zona lumbar. Es poco frecuente, pero puede aparecer sangrado, infección y dolor en la zona operada.

Los pacientes que se someten a esta cirugía mejoran sensiblemente su calidad de vida en cuanto a sus relaciones interpersonales (actividad social, bailar, dar la mano, etc.), su habilidad manual (escritura, trabajos manuales, etc.), su relación de pareja (especialmente en cuanto al contacto íntimo). Además, los momentos tensionantes (preocupaciones, nervios ante situaciones estresantes) y los espacios cerrados o calurosos dejan de ser problemáticos. Todo esto se traduce en un incremento sustancial de su autoestima.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios