» tecno & belleza
Con una tecnología de última generación, llamada ELOS™ (Electro-Optical Synergy), que combina rayo láser o luz óptica y radiofrecuencia, se pueden eliminar los vellos indeseados sin mayores consecuencias. Durante varias sesiones, se coloca un gel frío en la zona a tratar y luego, luz. Aquí hay más información para arrancar el problema, de raíz.
 

Nadie debería criticarnos porque no estamos impecables, libres de pelos, cuando estamos en la playa o la pileta. O porque no tenemos las piernas lisitas cuando usamos shorts. Salvo nosotras mismas.

Por eso, la depilación es un trabajo pesado y molesto que realizamos religiosamente todos los meses o con más frecuencia. Tirones, las maquinitas de afeitar, la piel irritada y esas manchitas marrones que con el tiempo te deja la cera… ¡Quién lo puede minimizar!
Incluso hay casos extremos: mujeres que desarrollan vello excesivo en zonas habitualmente no pilosas, como la cara, aureola del pezón, línea media del tórax y abdomen, nalgas o muslos. Ese problema es lo que los médicos llaman “hirsutismo”.

En esos casos es imprescindible, antes que cualquier otra cosa, hacer una consulta con un especialista en dermatología, ya que puede deberse a cuestiones más serias.
Pero los expertos en belleza, que conocen nuestro padecer, investigaron por cielo y tierra y desarrollaron una tecnología de última generación llamada ELOS™ (Electro-Optical Synergy) en la que se combinan rayo láser o luz óptica y radiofrecuencia para llevar a cabo la fotodepilación.

La fotodepilación

De todas las técnicas para eliminar el vello, la fotodepilación es la que tiene mayor duración, aseguran los expertos de Centros B&S.
La combinación de luz óptica con radiofrecuencia provee una de las mayores ventajas en la tecnología: un amplio perfil de efectividad y seguridad con menos potencial de manchas y cicatrices. 
Es por esto que ELOSÒ está indicado y es seguro para la fotodepilación en pacientes de piel oscura (tipo III y IV), muchos de los cuales no son candidatos para tratamientos con otras tecnologías tales como Rubí, Alexandrita, Diodo o Intense Pulsed Light.

La matriz del pelo queda atrofiada, impidiendo que vuelva a salir

Por este sistema se elimina el vello indeseado mediante la utilización de un rayo luminoso (láser o luz pulsada). La energía lumínica es absorbida de modo selectivo por la melanina del pelo, que la transmite hasta el folículo y la transforma en calor.

La matriz germinativa del pelo queda así atrofiada, impidiendo que vuelva a salir.
Durante la sesión, se coloca un gel frío en la zona a tratar y luego se procede a pasar el láser. El paciente siente una pequeña descarga de calor.
El resultado se percibe a partir de los diez días de realizada la sesión, cuando se empiezan a desprender los pelitos. La caída es progresiva y se puede tratar cualquier zona del cuerpo.

Sus sesiones

Las sesiones duran entre quince minutos a dos horas, dependiendo de la zona y se requieren –en términos generales- entre seis u ocho en total, según lo que indique el médico. Es necesario realizar un intervalo de unas seis semanas entre sesión y sesión.
La cantidad de sesiones dependerá de factores muy diversos: el tipo de la piel, el color y el grosor del pelo, densidad, etc.
Durante el tratamiento, hay que cuidarse de los rayos UV, por lo que es recomendable hacerlo los meses de menor exposición solar y usar filtro de protección.

Es recomendable hacer el tratamiento en épocas de de menor exposición solar y usar filtro de protección.


Es un método rápido, seguro, eficaz, no invasivo e indoloro, con unos resultados probados después de tres años de seguimiento.

El procedimiento promete al menos un 90 por ciento de eficacia.
Los resultados, dicen los especialistas, demuestran una alta efectividad en la remoción a largo plazo de pelo no deseado en la cara, cuello, axilas, “bikini-line”, brazos y piernas. La combinación de luz óptica con radiofrecuencia ofrece una de las mayores ventajas en la tecnología: efectividad y seguridad con menos cantidad de manchas y cicatrices. 

Asegurate de que quien realice el tratamiento sea un profesional experimentado porque cada paciente presenta circunstancias y necesidades diferentes que pueden ser relevantes a la hora de seleccionar el método y los parámetros utilizados para fotodepilación. Sólo así podremos minimizar futuros inconvenientes o problemas innecesarios.

Terminado el tratamiento lo único que resta es disfrutar. ¡Con qué facilidad te das cuenta de que te sacaste un problema de encima!

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios