» tecno & belleza
La cámara hiperbárica brinda al cuerpo muchas más moléculas de oxígeno que las que puede disfrutar en condiciones normales. Incluso puede usarse para ayudar en el tratamiento de enfermedades y en pre y post cirugías. Pasen y vean de qué se trata. ¡Ah!: no se olviden la bata.
 
Los permanentes avances de la tecnología aplicada a la salud dieron como resultado la creación de la cámara hiperbárica para tratar enfermedades de alta complejidad, como infecciones o cuidado de las heridas. Hoy, ese dispositivo de alta tecnología se aplica no sólo a casos muy graves o específicos (como, créanlo, el de quienes practican buceo a gran profundidad). El estrés y la edad, -además de las enfermedades agudas o crónicas o el mencionado deporte- también deterioran el oxígeno del organismo. Y la cámara hiperbárica puede ayudar a controlarlos.
Muchos se quedan dormidos. Otros pueden sentir los oídos tapados, como en un avión.


Según el Dr. W. F. Ganong, autor del libro Fisiología Médica. El Manual Moderno, “con esta cámara se pueden tratar más de ciento veinte enfermedades y condiciones en casi todas las especialidades de la medicina moderna, ya que el déficit de oxígeno en las células y tejidos es la fuente de todas las enfermedades crónicas.”

Oxígeno puro

¿Cómo se usa la cámara hiperbárica en Medicina Estética? Así es el paso a paso.
Lo primero es limpiar de manera profunda la zona a tratar. Luego se le realiza una microdermoabrasión (MD Peel) para eliminar la capa superficial de células. Tercero: se prepara la piel con sustancias que la humectan e hidratan intensamente. Se aplican, por ejemplo, cremas con efecto Botox colágeno y elastina para reparar los daños del sol. Entonces, con ropa cómoda de algodón, el paciente ingresa a la cámara donde respira oxígeno puro a través de una máscara.

Dentro de la cámara, muchos pacientes se relajan hasta quedarse dormidos. Pero otros pueden experimentar la sensación de oídos tapados similar a la que se siente al volar. Igual que un avión, con simples maniobras, como tragar saliva o soplar con la boca cerrada, la molestia desaparece.
Un tratamiento corto incluye entre seis y diez sesiones.


La cámara hiperbárica provee al cuerpo muchas más moléculas de oxígeno de lo que es posible en condiciones normales y  el oxígeno se esparce en los tejidos gracias a la presión que se experimenta allí dentro.

Se requieren cortas pero repetidas sesiones en un ambiente presurizado, para que el oxígeno actúe sobre los tejidos afectados, favoreciendo su nutrición y rápida recuperación.
Para tener una idea, un tratamiento corto incluye entre seis y diez sesiones. En caso de enfermedades o condiciones crónicas se requieren alrededor de veinte sesiones.
El tratamiento se puede combinar con medicación biológica, ozonoterapia, suplementos nutricionales u otros agentes terapéuticos de acción complementaria. Eso sí: debe ser administrada por un médico especialista.

Asociada a la cirugía, resulta de utilidad en los post operatorios, aunque -en casos específicos- también pueden ser necesarias algunas sesiones previas a una intervención.
Muchas enfermedades crónicas y agudas se benefician con el duradero mejoramiento de la presión parcial de oxígeno que produce la cámara.

También está indicada para una más rápida recuperación de cirugías y tratamientos, para combatir el deterioro de la piel o de la cicatrización, en casos de sobreesfuerzo físico o mental y para mejorar la calidad de vida.

Beneficios
  • Incrementa hasta 6 veces la cantidad del oxígeno disuelta en el plasma de la sangre.
  • Aumenta la irrigación sanguínea.
  • Beneficia y promueve la neoformacion de colágeno y microcirculación.
  • Suaviza las arrugas, tersa la piel y borra las venitas superficiales; aclara las manchas y otras lesiones.
  • Acelera la cicatrización y disminuye la inflación post operatoria.
  • Repone el status de oxígeno.
  • Mejora las defensas antioxidantes del organismo.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios