» misceláneas
¿Hay una cirugía para cada edad? No hay una respuesta general, pero presentamos una selección de los tratamientos más requeridos en los centros de Medicina y Cirugía Estética por pacientes de entre 30 y 60 años para borrar signos de envejecimiento en la cara y extirpar la grasa acumulada o reforzar los músculos distendidos en la panza. Cuáles son, en qué consisten y cómo es su recuperación. Pasen y lean.
 

Es frecuente que una persona alrededor de los 30 ó 40 años llegue al consultorio de un cirujano plástico empujada por signos iniciales de envejecimiento y dudas, muchas dudas, acerca de si es o no demasiado joven para comenzar con tratamientos quirúrgicos. Sobre todo si la zona a tratar es la ventana del alma: la cara.

No hay, como casi siempre en la vida, una respuesta universal. El paso del tiempo nos afecta a todos, pero a cada cual de forma particular. En cada uno inciden factores biológicos y culturales, tan personales como, por ejemplo, el tipo de trabajo que se suele realizar. Imposible, entonces, generalizar. El especialista debe conocer a cada uno, sus costumbres, sus problemas y sus expectativas para abrir el abanico de opciones que podrían ayudarlo a mejorar.

Sin embargo, como orientación, el Dr. Diego Schavelzon, director de Centros B&S, elaboró el siguiente cuadro de problemas frecuentes.
Y, calma, calma, cada edad tiene su posible solución.

Entre los 20 y 30 años: pueden aparecer los primeros signos relacionados con pequeños cúmulos grasos o arrugas gestuales debido a hiperactividad de algún músculo. La toxina botulínica, los pequeños rellenos con ácido hialurónico, colágeno u otros materiales de relleno, o mini abdominoplastias no están contraindicadas en este momento. También suele ser el momento de reconciliarse con la nariz –lugar central del rostro- mediante una rinoplastía.

Entre los 30 y 40 años: comienzan a hacerse patentes ciertos cambios, como el surco nasogeniano (la línea que se forma desde la nariz a los labios) que se hace más evidente, ojeras, bolsas de ojos, patas de gallo, una discreta flacidez de los tejidos de la cara. En este momento también pueden hacerse:

  • Cirugía de párpados para extirpar las bolsas.
  • Toxina botulínica contra las patas de gallo o las arrugas del entrecejo y la frente.
  • Rellenos con ácido hialurónico, colágeno u otros materiales de relleno.
  • LaserlipólisisÒ en la papada.

En esta etapa es frecuente también la realización de Laserlipólisis en abdomen, caderas, nalgas y muslos o la corrección de mamas después de los embarazos (mastopexia).
En cuanto al abdomen, es una zona que sufre cambios importantes cuando hay un aumento de peso y tras los embarazos. Las zonas por debajo del ombligo y los flancos es donde se produce más cúmulo de grasa o distensión. Según las características del abdomen el cirujano plástico elige una técnica cerrada como la liposucción o una "abierta" como la dermolipectomia o abdominoplastia.

Entre los 40 y 50 años
:
los cambios son más acentuados. Las operaciones más practicadas a esta edad son:

  • Lifting de cejas y otros tratamientos para borrar los rasgos que le dan a la mirada un tinte de triste y/o cansada
  • Lifting cervicofacial para tratar la flaccidez cutánea que determina la falta de definición de la línea mandibular y cuello
  • Aumento de labios si estos han empezado a adelgazarse
  • Rinoplastia si la punta nasal comienza a caer
  • Dermabrasión para las pequeñas arrugas de los labios
  • Y también Laserlipólisis para papada y terminar con la grasa localizada en caderas, abdomen, piernas o brazos.

A partir de los 60 años: hay una mayor flaccidez cutánea. Suele ser el momento de realizar un lifting completo si todavía no se ha practicado, junto con rellenos, indican expertos. Si ya se practicó un lifting, puede ser el momento de un pequeño mini-lift para retensar los tejidos.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios