» cirugías
Las cejas son el marco de los ojos, una de las claves a la hora de “embrujar” con la mirada. ¿Cómo podemos aumentar semejantes efectos de forma permanente? Existen diversos tipos de injertos de pelo para lograr cejas y/o pestañas perfectas. Una guía por los tratamientos para esos aparentes detalles que, en realidad, pueden cambiarte el rostro.
 
¿Te acordás de Elizabeth Taylor? Fue uno de los emblemas de Hollywood, una de las estrellas más rutilantes de la historia del cine. Parpadeaba y abanicaba al que tenía enfrente, y los hombres…sencillamente se enloquecían. ¿Te gustaría tener pestañas como las de ella? Aunque no lo puedas creer, hoy la cirugía plástica lo puede conseguir mediante la técnica del micro trasplante capilar.

El tratamiento consiste en injertar un pelo lacio y fino propio y conseguir que el ángulo de inserción sea similar al del resto de las pestañas. Se trata de una técnica micro quirúrgica, que requiere profesionales experimentados. Hasta con cierta habilidad “artística”.
Se realizan con anestesia local y la recuperación es corta y confortable.

Además de las ventajas estéticas, implica una solución definitiva porque el pelo trasplantado nunca más se cae. Y también puede ayudar a disimular problemas de micropigmentación. ¿Cuidados especiales posteriores? Simplemente, las pestañas y las cejas nuevas tienden a crecer más largas, por lo cual será necesario recortarlas durante un tiempo. Es el mejor rimmel que te puedas imaginar: de apariencia natural, seguro y para siempre.

Dar y recibir
La “zona dadora” de los micro injertos capilares que se usan en el transplante es clave. La más adecuada es el cuero cabelludo ubicado encima de la oreja. Por un lado, porque el tejido obtenido suele ser lo más parecido posible al de las pestañas. Y como la de arriba de las orejas es una zona donde existen pocos nervios, las molestias son menores.
Suelen implantarse entre quince y veinte pestañas por sesión, trabajando pelo por pelo para conseguir la dirección natural de crecimiento de las pestañas. Es un trabajo meticuloso y prolijo, puesto que debe terminar con una cicatriz lo más imperceptible posible. Y sí: la zona es muy delicada.

La ciencia lo sabe y, en manos de profesionales competentes, se pueden obtener óptimos resultados. Ellos utilizan Mantis, un microscopio que permite observar las imágenes ampliadas en una pantalla con una lente de seis aumentos. El médico obtiene el panorama del folículo piloso completo, con bulbo incluido.

El cirujano trabaja con lupas sin peso que aumentan de cuatro a siete veces más la visión del tejido. Además, usa un sistema de transiluminación que aumenta el contraste entre el bulbo –de color negro- y los tejidos circundantes amarillos- y facilita la disección de los injertos reduciendo la posibilidad de lesionar el tejido a injertar.
La “zona dadora” más adecuada suele ser el cuero cabelludo encima de la oreja.

Una vez retirados, los micro injertos se sumergen en una solución de plasma rico en plaquetas para asegurar una mejor supervivencia y un crecimiento más rápido del pelo implantado. Luego, se procede a trasplantarlos.
La intervención se realiza con anestesia local, en forma ambulatoria, y la recuperación es cómoda y corta.

Luego de la intervención puede sentirse cierto prurito. Rascarse puede traer un riesgo de infección. En ese caso, el cirujano recetará la medicación adecuada.

Injustamente  ignoradas
Por lo general no pensamos mucho en las cejas. Pero cumplen su función. Forman una barrera para evitar que la transpiración llegue a los ojos, actúan como filtro ante cuerpos extraños y amortiguan los golpes que pueden ocurrir alrededor de los ojos. Y también cumplen un papel en nuestra comunicación con los demás: marcan los cambios de expresión en la mirada y denotan estados de ánimo, enojo, asombro o tristeza. Éstas son las posibilidades que ofrece la medicina estética.
  • Levantamiento: Se realiza mediante un lifting de la frente que permite estirar la piel arrugada y reducir la cantidad de pliegues y otras marcas. Es un procedimiento que, por lo general, se realiza con anestesia local y sedantes suaves. Se hacen dos incisiones de un centímetro cada una, en el cuero cabelludo. Toda la cirugía se hace por debajo de la piel para que no queden cicatrices visibles. La intervención dura alrededor de media hora. No requiere reposo y el edema posoperatorio cede habitualmente en cuatro días, de modo que es posible una rápida vuelta a las tareas habituales. También se puede lograr el mismo efecto con inyecciones de Botox  que inmovilizan los músculos que tiran las cejas hacia abajo. De este modo, la mirada aparece más despejada. Si bien el resultado es similar al de la cirugía, dura alrededor de seis meses, de modo que debe repetirse.

  • Micro trasplante: Así como ocurre con el trasplante de pestañas, el cirujano debe tener en cuenta la “zona dadora”. También suele acudirse al cuero cabelludo ubicado por encima de la oreja, para que el pelo obtenido sea lo más parecido al original. La cicatriz será casi invisible. Tampoco hay dolor porque la “zona dadora” cuenta con pocos nervios. Se implantan hasta 150 pelos por ceja. También es un tratamiento definitivo (los pelos trasplantados no se caen) y se realiza con anestesia local, en forma ambulatoria y supone una recuperación breve y sencilla.

Pocos días después, será cuestión de parpadear un poco, mirarlo fijo y esperar…

¿Querés pestañas perfectas? Entonces Latisse.
¿Te acordás de Betty Boop, el dibujo animado de aquella chica que allá por los años ´30 tenía unas pestañas largas, tupidas y seductoras? Hoy con el tratamiento Latisse podés abanicar tus pestañas y encantar a quien quieras.

Es un sistema que contribuye al crecimiento de las pestañas con seguridad y eficacia testeadas clínicamente.

¿Qué hace? Las alarga, las hace más gruesas y más oscuras.
¿Cómo funciona? Actúa en la fase de crecimiento de la pestaña prolongándola y contribuyendo a que un mayor porcentaje de folículos pilosos estén en esta fase.

¿Te animás a embrujarlo a lo Betty Boop?
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios