» tecno & belleza
Píxel: la tecnología
que rejuvenece
Su nombre completo es Píxel CO2. Sus promesas: acelera la renovación de las células y la formación de colágeno y así contribuye a suavizar arrugas y estrías, a reafirmar o emparejar el color de la piel.
 
La tecnología láser aplicada a la Medicina Estética avanza a pasos agigantados. Y Centros B&S está a tono con los avances de la época.

¿Qué nos trae de nuevo? Píxel CO2, la última generación de tratamientos de rejuvenecimiento y reparación de la piel  que utiliza la  tecnología del Láser de CO2 en forma pixelada. Es un nuevo láser fraccionado, orientado al resurfacing que es la remoción de las capas superficiales de la piel para dejar nacer una piel sana.

¿En qué casos está indicado? En personas que quieren rejuvenecer la piel o presentan cicatrices post-acné. Restaura la piel fotodañada, mejora la textura de la piel y suaviza las arrugas. Se puede aplicar en el rostro, escote, cuello y manos.
El efecto de calor acelera la renovación de las células y la formación de colágeno.

A diferencia del rayo continuo del láser, Píxel trabaja con destellos de luz con un alto espectro de longitud de onda en intervalos breves. El efecto de calor de esta energía acelera la renovación de las células y la formación de colágeno. De este modo se suavizan las arrugas y se reafirma y empareja el color de la piel. Además, reduce manchas del envejecimiento y del sol. 

Sus ventajas 
  • Rejuvenece
  • Restaura la piel foto dañada
  • Suaviza arrugas finas
  • Mejora las cicatrices de acne y poros.
  • Devuelve el brillo a la piel.
  • Disminuye el ancho de las estrías mejorando notablemente su aspecto.
  • Suaviza las cicatrices faciales y corporales
  • Tensa el dorso de las manos y elimina las manchas de la edad.
  • Es indoloro

Además, opinan los dermatólogos de Centros B&S, es menos agresivo y más sectorizado que el láser que barre toda la capa de la epidermis. 

Paso a paso 
Según explican los especialistas, el tratamiento Píxel CO2 debe realizarse en un ambiente estéril.
Primero, el médico limpia la piel para luego aplicar una anestesia local en crema.
Luego se coloca un film protector de la zona durante treinta minutos. A continuación se retira la crema anestésica  con una gasa estéril.
A diferencia del rayo continuo del láser, Píxel trabaja con destellos de luz con un alto espectro de longitud de onda en intervalos breves.

El médico  calibra el equipo con los parámetros personalizados para cada paciente y  aplica el cabezal de CO2 sobre la zona a tratar. Paulatinamente se va cubriendo el área con los pequeños puntos micro-térmicos emitidos por el equipo.

De acuerdo a cada paciente se  pueden hacer hasta tres pasadas por zona tratada. Se coloca una máscara hidratante y refrescante por media hora. Se retira la máscara y ahí finaliza la sesión para volver a las tareas habituales. 
La piel puede presentar un suave enrojecimiento. Las molestias posteriores cuando las hay son mínimas.
Se indica el uso de protección solar post tratamiento.
Se realiza en una sola sesión. Se recomiendan tres sesiones como mínimo.
En casos especiales se puede repetir a los 6 meses. 
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios