» protagonistas
Raúl Lavié, prototipo del “macho” porteño, recuerda aquí su experiencia en el quirófano que se trasmitió por el programa de televisión Transformaciones. Gatilla: “En una revista dijeron que yo era un metrosexual, que cuidaba mi cuerpo, mi imagen. Sí ¿y qué hay, qué tiene de malo?”.
 
Raúl Lavié es el prototipo del “macho” porteño. Lo dice su look, su presencia, su voz al cantar, su sonrisa. Aun así, conversando con él descubrimos un hombre sensible, reflexivo, ameno.
En mayo de 2005, Raúl Lavié, de 69 años, y su esposa Laura se realizaron intervenciones quirúrgicas estéticas por el programa de televisión Transformaciones. Los operó el Dr. Guillermo Blugerman, de Centros B&S. Raúl se hizo una blefaroplastia -operación de párpados- y se sacó la papada. Laura logró reducir sus lolas y su abdomen mediante una Laserlipólisis . Era la primera vez que ambos se hacían una Cirugía Plástica.
Guía de Transformaciones Estéticas conversó con ellos.

Ambos, distendidos y con humor, recordaron cómo surgió la idea de la operación.
“Por esos días estaba por comenzar a ensayar ‘El Hombre de La Mancha’ -explica Raúl- y notaba que mi cara no encajaba con el personaje que tenía que interpretar. Tenía a mi cargo el rol del autor de la novela, Miguel de Cervantes Saavedra y, dentro de la trama de la obra, también debía interpretar a Don Quijote. Inclusive,  la gente me paraba en la calle y me decía que estaba avejentado. Esas cosas inciden, me quitaban seguridad en mi trabajo. Por eso decidí operarme”.
“A nadie le resulta indiferente que la gente lo vea mal”

Además, asegura: “Preferí que se hiciera público, sin ocultar nada, para evitar las habladurías de los periodistas, que es peor. Es muy difícil separar la vida pública de la vida privada. Ahora la gente me encuentra bien, y me hace bien que me hagan estos comentarios”.

–¿Estabas asustado el día de la operación?
–No estaba asustado. Cuando uno toma la decisión, ya está. Aunque hay cierta ansiedad: ¿cómo voy a quedar? No es una decisión fácil de tomar: vas a modificar tu cara, tenés miedo de que se cambien tus rasgos, de parecer una mascarita. Eso me preocupaba. Más bien, estaba inquieto, pero se me pasó volando.

–¿Qué recordás de aquel día?
–Recuerdo que con Laura nos operamos el mismo día. Me pusieron anestesia general, prefería estar dormido del todo. Al despertarme me sentía como entre las nubes, por efecto de la anestesia. Esa noche nos quedamos a dormir en Centros B&S. Al mes ya tenía la cara perfecta y estaba ensayando El hombre de La Mancha. Inclusive la recuperación fue sencilla: iba semanalmente para los controles, ningún problema. No sufrí prácticamente nada.

–¿Qué dijeron tus hijos?
–Me alentaron, tanto mis hijas como los varones. Tené en cuenta que mis hijos varones (hijos de su matrimonio con Pinky) están acostumbrados a tener “padres famosos”, más expuestos que el común de la gente. Las chicas me decían lo lindo que iba a quedar sin arrugas.

–Los hombres no son muy proclives a la cirugía estética, la miran de reojo: ¿a vos qué te parece?
–En una revista dijeron que yo era un metrosexual, que cuidaba mi cuerpo, mi imagen. Sí ¿y qué hay, qué tiene de malo? El hombre está cuidando cada vez más su imagen física, y me parece bárbaro. Los que estamos frente a las cámaras de televisión o sobre un escenario tenemos que cuidarnos quizá más, pero también las empresas exigen que sus empleados tengan una buena presencia. Hay exigencias sociales. En definitiva, es importante para todo el mundo poder mejorar el cuerpo. Porque a nadie le resulta indiferente que la gente lo vea mal.

–¿Lo volverías a hacer?
–No lo sé, no creo. Tampoco tengo demasiado tiempo. Yo estoy permanentemente con trabajo y para operarte necesitás unos veinte días para volver al escenario o a la televisión. No me gustaría acostumbrarme a las cirugías. Claro que gracias a la operación y a haber bajado unos kilos la gente me ve mejor y yo me siento más seguro de mí mismo. Tengo una voz joven y me gusta que la gente me vea bien. Aunque Laura dice que me va a convencer… veremos.
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios