» misceláneas
Es difícil tolerarlo. Le tememos. ¿Cuánto es mucho, cuánto es poco? Sin embargo, antes de una intervención es imprescindible conversarlo con el médico. Esta nota puede aclararte algunas cuestiones.
 

Muchas veces contarle a nuestro doctor la sensación de dolor que tenemos no es fácil. Sea porque no encontramos las palabras, o porque nos es difícil transmitir las sensaciones que el dolor nos produce, o que elijamos una metáfora cuyo significado es común para nuestro entorno, pero no para quien es nuestro médico, comunicar nuestro dolor, es complicado.

Explicando el dolor

El dolor puede afectar el carácter, aumentar el cansancio, y reducir nuestra calidad de vida, entre otros factores.

Como la sensación de dolor es subjetiva, hay muchas maneras de expresar la sensación de dolor o el dolor físico en sí. Depende de la manera como aprendimos a lidiar con el dolor, o a expresarlo, o si hacemos de soportar el dolor una especie de reto personal. Por eso su manifestación tiene, al decir de los especialistas, una” firma” en cada paciente.

Es invalorable, cuando nos someteremos a algún procedimiento, conocer previamente una idea de cuánta molestia o dolor es esperable para la intervención. De esa manera sabremos si lo que experimentamos es, por decirlo de alguna manera, inherente al procedimiento. Así, si en la conversación previa hemos establecido que las molestias post-intervención no afectarán funciones como toser, respirar profundamente y deambular, estaremos tranquilos si comprobamos que lo podemos hacer.

Cuánto duele

Una manera de comunicar el dolor es hacerlo refiriéndonos a una escala numérica de 1 a 10, ya que permite acercar la sensación subjetiva a un registro más objetivo.

Si establecemos, entonces, la escala de 0 a 10, donde 0, equivale a no sentir dolor, 10 equivaldrá al máximo de dolor posible. De 2 a 3, será un dolor leve, apenas molestias, 5 será un dolor moderado, 7 se habrá elevado, se tratará de un dolor ya más pronunciado, severo, y 9 ya estaremos experimentando un dolor muy severo, cercano al que establecimos como 10 que es un dolor extremadamente alto, intolerable.

Por eso, es muy importante conversar con nuestro doctor acerca del dolor, dado que el dolor, según los médicos, en el post operatorio puede ser una alarma que si sabemos manejar la comunicación sobre ella, no estaremos alarmándonos sin motivo.

Recordá: un dolor que supere la escala de 4 o más, es aquel que interferirá con las funciones básicas de toser, respirar profundamente o caminar.

Fuente: Centros B&S, directores.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios