» sano y rico
Existen estudios que comprobaron que las nueces aportan sustancias que ayudan a retrasar el envejecimiento y a cuidar tu corazón. ¿Por qué? Porque constituyen una fuente extraordinaria de nutrientes, son un concentrado de lípidos, proteínas, azúcares, vitaminas y minerales, además de ser por demás energéticos. Cómo organizar un consumo inteligente.
 
Los 40 años suele ser un momento difícil de pasar: la cara comienza a sentir los años encima, te empiezan a hablar del colesterol, te das cuenta de que el cuerpo empieza a sentir los excesos de juventud. Es el momento de pensar en comer de un modo más moderado y más inteligente. Y de comenzar a incluir los frutos secos, en especial las nueces, en tu dieta.
Debido a su alto contenido en ácidos grasos Omega 3 y otros nutrientes como el ácido fólico, la vitamina B6, vitamina E o el betacaroteno, las nueces son un alimento por demás recomendable.

Además, comer nueces reduce el riesgo de enfermedades coronarias en un 11 por ciento, previene la hipertensión arterial, la ateroesclerosis y algunos de los trastornos propios de las mujeres durante la menopausia.
Estudios recientes muestran que los ácidos grasos poliinsaturados, la vitamina E y el betacaroteno retardan la obstrucción de las arterias.

Otros estudios han demostrado que los ácidos grasos poliinsaturados (se encuentran en los aceites vegetales: girasol y maíz, pescados de agua fría, lino, soja y nuez) la vitamina E y el betacaroteno retardan la obstrucción de las arterias.

Y más:  las nueces son ricas en antioxidantes. Estos antioxidantes anulan los efectos de los radicales libres generados por el metabolismo, que son causantes de la degeneración celular, previniendo el envejecimiento prematuro, los procesos tumorales causados por ellos y el desarrollo de la aterosclerosis.
También son beneficiosas porque contribuyen a reducir el colesterol. Se está estudiando la acción protectora de los frutos secos frente a ciertos tipos de cáncer.
Incluso se ha comprobado que el consumo frecuente de frutos secos está asociado con un menor riesgo de padecer diabetes mellitus tipo 2, también conocida como diabetes del adulto o de la madurez.

Consumo inteligente

Los especialistas recomiendan ingerir un puñado de frutos secos, con preponderancia de nueces, varias veces a la semana.

Ahora bien, como son alimentos calóricos, recomiendan consumirlos sustituyendo otro alimento menos saludable y no añadiéndolos a nuestra dieta. Es preferible consumir nueces crudas. Incluso, en algunas dietas bajas en calorías, los médicos incluyen su consumo moderado.

Obviamente no son recomendables para personas alérgicas a los frutos secos que proceden de árboles (nueces de brasil, almendras, avellanas) porque pueden causarles un shock anafiláctico, esto es la reacción inmunológica del organismo (que se presenta en alteraciones respiratorias, cardíacas, vasculares, etc.) ante el contacto con algún alergeno con el que anteriormente ya había tenido contacto.
 
Contenido nutricional
100 gramos de nueces contienen:
Potasio: 690 mg
Calcio: 77 mg
Cobre: 1,30 mg
Hierro: 2,40 mg
Magnesio: 140 mg
  Fósforo: 510 mg
Energía: 602 kcal
Proteínas: 14,10 g
Lípidos (total): 59 g
Zinc: 2,10 mg
  Sodio: 3 mg
Carbohidratos: 4 g
Fibra: 5,2 g
Agua: 3,20 g
 
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios