» misceláneas
Se llama halitosis a la emanación persistente de mal olor a través de la boca. Este padecimiento se relaciona con otras enfermedades que se sufren en esa zona. Aquí te explicamos por qué aparece y cómo se la combate, a diario y por supuesto en el consultorio de un especialista.
 

Ante todo debemos recordar que este problema no sólo es desagradable: sobre todo es serio. Porque la halitosis, como se conoce en la jerga médica al padecimiento del mal olor que emana recurrentemente de la boca, puede vincularse con el acarreo de consecuencias psicológicas y sociales –como el deterioro de vínculos–, además de físicas.

Sus causas
El Dr. Pablo Cohen, director del Departamento de Estética Dental de Centros B&S  explica que ese mal olor persistente resulta generalmente del sulfuro que contiene proteínas y péptidos que se han hidrolizado por bacterias en un ambiente alcalino.
La halitosis se relaciona con el pH salival, la disminución de la concentración del oxígeno y la presencia de una colonia bacterial, agrega.

La producción de esos olores se explica por una serie de condiciones que contribuyen a la conversión de unas bacterias, las Gram positivas en Gram negativas, precisa el Dr. Cohen. El mal olor está principalmente asociado con Compuestos de Sulfuro Volátiles (VSC). El VSC se produce en la cavidad bucal a través de la acción de putrefacción de microorganismos, incluyendo células exfoliadas, saliva, sangre y comida descompuesta.
El sulfuro de hidrógeno y el metil mercaptano son gases. Y también están asociados a la halitosis.

Evidentemente, el 90 por ciento de las causas del mal aliento se debe a problemas bucales  pero también puede producirse por otras causas orgánica s–señala Cohen-: cualquier putrefacción en los pulmones o en los conductos nasales puede emitir sustancias olorosas durante el paso del aire en el proceso de respiración. Una bronquitis puede desencadenar mal aliento porque en los bronquios se acumula mucosa con bacterias que, al ser respiradas y posteriormente espiradas, transmiten los gases producidos por esa mucosa. La sinusitis crónica supurativa puede producir un exudado purulento de olor desagradable ya que gotea sobre el dorso de la lengua y es difícil de limpiar constantemente. También la falta o disminución de saliva (xerostomia) acentúa el mal olor emanado de la boca. Incluso la sensación de hambre, ya que puede estar asociada con la poca actividad de masticación, que produce escasa cantidad de saliva, que actúa como autoclisis, esto quiere  decir que se genera una auto limpieza de la zona, a través del flujo constante de saliva, que va  limpiando los residuos alimenticios y bacterias que producen mal olor.
El origen del mal aliento podría hallarse en la parte posterior de la lengua.

Como notarás, el proceso es complejo pero, hay tratamientos y cambios de hábitos que ayudan a combatirla.

La higiene y la lengua
El Dr. Cohen agrega que una higiene bucal pobre y la presencia prótesis dentales removibles que no se limpian también contribuyen al mal olor.
En orden de importancia, agrega, la halitosis también se produce cuando hay enfermedades como caries y gingivitis –inflamación de encías–, entre otras.

En cambio, en personas con una rigurosa higiene oral, con dientes limpios e intactos y con el tejido periodontal sano, el origen del mal aliento podría hallarse en la parte posterior de la lengua. Es decir: la capa lingual tendría una influencia significativa en el VSC y eventualmente en la formación del mal olor.

El cepillado lingual y dental dan resultados en dos o tres horas

La presencia de cantidades significativas de bacterias en la lengua es una probable causa de un mal olor que, por lo general, comienza en la parte posterior de la lengua, donde se produce un goteo de material mucoso que procede de la parte posterior de la nariz.

En casa y en el consultorio

El tratamiento de la halitosis involucra:

1. El cepillado dental y lingual 
2. El uso del hilo dental  
3. El adecuado tratamiento de la gingivitis y otras enfermedades bucales. 
El cepillado lingual y el cepillado dental dan como resultado la reducción del VSC en un período de dos o tres horas.

Más consejos
A demás de la higiene habitual, común a todos, que incluye como dijimos cepillado y a veces el uso de hilo dental, a los pacientes con halitosis se les recomienda no fumar, comer a intervalos regulares y evitar platos fuertes.
Los tratamientos más exitosos, agrega Cohen, incluyen limpieza mecánica de la superficie lingual, combinada con el uso de un enjuague bucal antimicrobiano.
Los enjuagues bucales que contienen cloruro de zinc suelen ser, según las mismas fuentes, los más efectivos.

Pero como siempre, hay que consultar a un especialista periódicamente. La cuestión no es sellar la boca, si no abrirla ante profesionales serios, capaces de acercarte soluciones efectivas. Nunca te olvides de esto.
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios