» entrevistas
Hay en su obra, dice, una reflexión sobre la vida y la muerte y el tiempo. Julián Bernatene, joven artista argentino con distinciones aquí y en el extranjero.
 

Julián Bernatene ha sido Joven Distinguido en el Salón Manuel Belgrano. Ha concretado muestras individuales y ha participado de exposiciones colectivas en Museos, Centros Culturales, Galerías y Empresas de Argentina. Sus obras integran colecciones privadas y públicas en Argentina y el extranjero. Ha dictado conferencias sobre educación y arte. 
Autor también de una serie intrigante: "Riesgo quirúrgico", dueño de una historia muy
interesante. Y de todas las formas de sentir, de la sensualidad, habla
en esta nota.

Pero empecemos por el principio, presentándolo. Bernatene nació en Merlo, Buenos Aires, en 1977. Egresó de la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón como profesor de dibujo y también estudió fotografía. Y, gracias a una beca, modelado en cera con el escultor Antonio Pujía. Realizador de escenografías y docente, participó en numerosas muestras individuales y colectivas en galerías y museos de Argentina. Fue convocado por Fundación Favaloro para organizar dos exposiciones de arte a beneficio. Y sus obras integran ya, a los treinta y algo, colecciones privadas y públicas, coma la de Banco Nación y la del Museo Eduardo Sívori.

En el sitio web, entre imágenes de barricas y brebajes irresistible, y acompañado por música para levitar, Bernatene dice: "Encontré en el arte una aproximación al sentido. Me sorprenden las formas de las cosas cuando trabajo en observación, como si entre las pinturas y la realidad hubiera un misterio y algo de "verdad" pudiese aparecer. Después de todo, creo que algo puede ser bello. Pintar y dibujar me da un tema de conversación y momentos de intimidad con mis afectos. Antes, mientras tanto, después... junto con los trazos siento el paso del tiempo. Siempre me enfrento ante la dificultad de dejar fluir mis emociones por intervenirlo todo con el pensamiento y la pregunta: ¿por qué estoy haciendo esto?"

”La Cirugía Plástica me parece fantástica porque puede modificar una forma del cuerpo de alguien que siente que así puede sentirse mejor. El médico cirujano puede restablecer un orden.”

En esta entrevista, el artista completa:
–Cuando era chico dibujaba, como hacen todos los chicos. Me encantaban las historietas, los comics, los dibujos animados. Dibujaba bien y eso me estimulaba. Lo hacía todos los días, casi obsesivamente. Pertenezco a una familia de clase media, mi madre siempre nos estimuló con las cuestiones culturales. Entonces, para mí, el arte era algo que me resultaba familiar. Al terminar el colegio secundario quería seguir. Tengo un hermano mayor, que se llama Poli Bernatene, que es un gran ilustrador y que había estudiado en la Pueyrredón. Y allí me inscribí y me recibí de profesor de dibujo en el 2000. Allí pude aprender todo lo que tenía que ver con la pintura, porque yo sólo dibujaba. Allí me encontré con pintores, artistas, filósofos, que me abrieron un panorama enorme que me estimulaba muchísimo. También vi muchas muestras y charlé con los artistas. Hay artistas que son muy generosos: tener una charla con ellos equivale a dos años de taller. Una vez hice un curso muy breve con el escultor Antonio Pujía, que fue magnífico, aunque me quedé con cierto "hambre" de más.

–¿A qué corriente adscribís?
–No me propongo estar en ninguna corriente. Pero la crítica te rotula, te agrupa. Y a mí me ubican en lo que se llama "Pintura de género". Y yo tengo varias series temáticas que se van agrupando naturalmente: "Riesgo quirúrgico" o "Campo", que incluyen varios cuadros. Para mí el tema es un pretexto para decir cosas.

–He visto "Riesgo quirúrgico". ¿Cómo surgió?
–Creo que es un tema visualmente atractivo. Lo relaciono con que cuando yo tenía siete años tuve que operarme, y tenía miedo a morirme. El cirujano, para explicarme lo que me harían, para que se me fuera el miedo, me hizo una serie de dibujos. Usó mi lenguaje, el del dibujo. Entonces entendí lo que me iban a hacer y eso me alivió mucho. Y todos los instrumentos que se usan en una cirugía aparecen en mis trabajos. Además, la ciencia es algo que me apasiona, tanto como el arte.

–¿En qué sentido?
–El escenario de un quirófano en mis trabajos aparece como un eje, hay una reflexión sobre la vida y la muerte, el tiempo. Me he acercado a los médicos y muchos me han invitado a verlos trabajar en las salas de cirugía de los hospitales para que yo pudiera tomar fotos y, sobre la base de esas fotos, hacer mis cuadros. También pinté sobre la base de videos La Fundación Favaloro, por ejemplo, me invitó a realizar unas muestras.

–En Centros B&S hay una serie de trabajos tuyos.
–El Dr. Blugerman vio trabajos míos del proyecto "Riesgo Quirúrgico" en Expo Medical y luego de un tiempo nos pusimos en contacto. Pude sacar fotos en el quirófano de Centros B&S y luego llevar esas escenas a pinturas. Hice una serie de diez cuadros.

–¿Qué es la belleza para vos?
–Estar ante algo vivo es estar ante algo bello. Para mí, la belleza es algo que despierta mis sentidos, que despierta mi sensibilidad, que me hace sentir vivo, que respiro. Es algo que me permite contemplarla, y eso me gusta.

–Has pintado mujeres. ¿cuándo un cuerpo femenino es bello?
–Para mí, el cuerpo de mi esposa es bello. Existe un canon de belleza. No necesariamente ese canon le va a todo el mundo, someterse a él no garantiza belleza. Es más complejo. El cuerpo humano cambia, es maleable, envejece, pero el espíritu no. Lo perfecto no es necesariamente bello. Creo que lo importante es que movilice los sentidos, la sensibilidad. La Cirugía Plástica me parece fantástica porque puede modificar una forma del cuerpo de alguien que siente que así puede sentirse mejor. El médico cirujano puede restablecer un orden.

"El arte es parte de la vida, se puede conjugar con todo"


–¿Cómo es la experiencia docente?
–Soy profesor de dibujo en escuelas secundarias. Es una experiencia dura, difícil. Si hay algo que es difícil de transformar es el espíritu del adolescente: es pura energía, pura demanda, hay mucho afecto –para bien y para mal-. Es apasionante transmitirles una idea que uno piensa que es valiosa. Tengo que vérmelas con chicos a quienes el dibujo no les interesa nada y con otros que me dicen que se quieren dedicar a esto: ¿qué decirles? Es mi obligación decirles que el arte es una tarea compleja, que no es como fabricar heladeras. El arte es básicamente un tema sensible. Pero también hay comercialización, dinero, que no llega siempre y cuando uno lo quiere. Se puede o no tener talento, se puede o no vender. Lo que sí se tiene garantizado como artista es no tener éxito… si viene, viene cuando menos te lo esperás. Trato de transmitirles a los chicos que el arte es parte de la vida cotidiana, no algo alejado de lo que uno hace diariamente. El arte tiene que ser parte de la vida.

–¿Y cómo es tu rutina de trabajo?
–No tengo una rutina de trabajo. A veces trabajo de noche, cuando todos duermen. Pinto casi todos los días, si bien no siempre yo estoy igual. Busco el momento. Sólo me impongo horarios cuando tengo algún objetivo determinado, como una muestra.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios