» misceláneas
Luz roja a los biopolímeros
En el mundo de la Medicina y Cirugía Estética, como en todos los ámbitos, hay episodios de negligencia y faltos de ética relacionados con el uso de biopolímeros como materiales de relleno aplicados por lo general en glúteos y la cara para eliminar arrugas.
 

Vamos a decirlo sin pelos en la lengua: estas prácticas con biopolimeros son peligrosas. Tanto, que están prohibidas por las autoridades sanitarias de la Unión Europea  y por la FDA de los Estados Unidos.
Nosotras, como usuarias o pacientes de la Medicina y Cirugía Estética, necesitamos herramientas para defendernos de aquellos que, engañosamente,  nos prometen el oro y el moro. Y la mejor herramienta con la que contamos es la información.

Qué son

Los biopolimeros son  compuestos a base de silicona líquida a los que en ocasiones se les añaden otros materiales. Al infiltrarlos bajo la piel, el organismo los encapsula dando origen a granulomas (siliconomas) que se manifiestan como abultamientos o tumores que solo pueden extraerse mediante el bisturí (muchas veces no del todo). Pueden producir una reacción inflamatoria en el cuerpo capaz de durar días, meses o años. Los biopolímeros pueden migrar una vez infiltrados, muchas veces los problemas aparecen años después de su utilización. A veces, la silicona líquida provoca ulceras o fístulas.
Por lo general, se aplican mediante inyecciones. Entre los riesgos conocidos de esta práctica se encuentra la inyección intravascular con embolismo, la infección, la lesión de estructuras vitales como vasos sanguíneos, nervios, músculos o tendones, entre otros.

Los biopolímeros están prohibidos por las autoridades sanitarias de la Unión Europea y por la FDA de los Estados Unidos.

Se puede presentar un fenómeno de rechazo crónico inmune que se manifiesta por oscurecimiento progresivo y deformidad de la piel, dolor y enrojecimiento  repetidos, los parámetros clínicos muestran inflamación sistémica y actividad aumentada del sistema inmune, con comportamiento similar a enfermedades como el lupus o la artritis.

Quiénes los utilizan

No necesariamente quienes los aplican son médicos con la adecuada formación. Y a veces ni siquiera lo son, ya que estas prácticas también pueden realizarse en centros de belleza o peluquerías que no tienen ni siquiera  la autorización sanitaria para hacerlo. Incluso hay esteticistas o cosmiatras que ofrecen hacerlo a domicilio.
Como vemos, hay inescrupulosos en este terreno.

Publicidad engañosa

Por lo general, quienes ofrecen este producto lo hacen a través de Internet, sobre todo en páginas de anuncios de compra y venta, incluso en blogs; muchas veces pueden comprarse en estos mismos sitios.
Sostienen que los biopolímeros son inocuos, no tienen riesgos ni efectos secundarios.
Uno de los principales  argumentos de venta es su bajo costo en relación a otro tipo de materiales de relleno.

Pueden producir una reacción inflamatoria en el cuerpo capaz de durar días, meses o años

Como están prohibidos en Europa y Estados Unidos, suelen venderse en Asia y Latinoamérica argumentando que están fabricados en Francia o Alemania… absolutamente falso.
Los biopolímeros pueden comprarse libremente por Internet,  por ejemplo en páginas que ofrecen cosméticos o perfumes; incluso algunos vendedores ofrecen asesoramiento sobre el modo de usarlos.

Vale aclarar que muchos de estos productos ni siquiera cuentan con registro sanitario alguno.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios