» medicina estética
Lisa y llanamente:
los materiales de relleno
Si bien la decisión sobre el tipo de material de relleno a usar es del médico especialista, luego de una evaluación del problema y de las expectativas de cada uno, queremos presentar un panorama de las diferentes alternativas que hoy ofrece la Medicina Estética. Existen distintos materiales que pueden ser naturales y permanentes, semi permanenetes y de corta duración.
 
Naturales y permanentes

Transferencia de grasa. Se extrae grasa de alguna zona del propio cuerpo (muslos o abdomen, por ejemplo) por medio de una Laserlipólisis. Se la puede utilizar enseguida o conservarla en frío (bajo el método de criopreservación puede durar hasta 24 meses). La intervención se realiza con anestesia local. No hay riesgo de rechazo o reacción alérgica ya que la grasa es del propio paciente. Es muy útil cuando es necesario introducir cantidades importantes de relleno. Esta grasa puede utilizarse pura o con plasma rico en plaquetas (PRP).

Materiales semi permanentes

Ácido Hialurónico. Este material existe en forma natural entre las células de la piel pero va disminuyendo con el paso de los años. Es el responsable de la elasticidad de la piel y, debido a sus propiedades analgésicas y de regeneración celular, se utiliza con mucho éxito en medicina, incluso para tratar enfermedades como la artrosis.

Existen distintos materiales de relleno: naturales y permanentes, semi permanenetes y de corta duración.
Hay dos variedades: una de origen animal, que proviene de la cresta del gallo y es de baja concentración; y la otra de origen sintético, fabricado por ingeniería genética en Suecia y Holanda.

El Ácido Hialurónico tiene gran capacidad para captar agua, por eso se lo considera muy adecuado para producir una hidratación profunda.

Además, posee diferentes graduaciones de firmeza, lo cual permite su uso en arrugas finas, gruesas y surcos.

En zonas de mucha movilidad, como los labios, su efecto es de corta duración.
Los candidatos ideales para utilizar este material son hombres y mujeres con surcos faciales profundos, como las patas de gallo, el surco nasolabial, el surco nasogeniano (a los costados de los labios) y el entrecejo. También se usa para aumento labial.

No está indicado en personas con enfermedades de piel ni en mujeres embarazadas.
El Ácido se aplica mediante inyecciones. Si bien la técnica no es dolorosa, los pinchazos pueden resultar molestos. Por eso, lo primero que se hace es colocar una anestesia tópica en crema en la zona a tratar, cuyo efecto dura alrededor de media hora.

Luego se aplica el Ácido Hialurónico mediante inyecciones, empleando unas agujas muy finitas. Por último, se masajea la zona para distribuir correctamente el producto.
El Ácido Hialurónico es el responsable de la elasticidad de la piel

Es posible que luego de la aplicación la zona permanezca hinchada, pero esto cede a los pocos días. En el caso de los labios, que son muy sensibles, se inflaman bastante durante las primeras 72 horas. Por eso se recomienda quedarse en el hogar durante un día luego de la intervención.

Es importante que sea un profesional experimentado quien aplique el tratamiento.
Se lo considera semipermanente porque los efectos duran hasta un año o un año y medio. En zonas de mucha movilidad, como los labios, el tiempo de duración es menor.
Lo positivo de este sistema es que no requiere de una cadena de frío, su costo es relativamente menor y es muy raro que provoque alergia.

Ácido poliláctico. Entró recientemente al país, tras ser muy utilizado en Francia y Alemania. Es el mismo material que se usa para las suturas reabsorbibles, pero en forma líquida. Dura aproximadamente un año. Los efectos no se ven en forma inmediata, sino a partir de la semana a 10 días de aplicado, pues actúa atrayendo agua y formando colágeno nuevo. Si bien hay poca experiencia local, su costo es accesible, hay bajo riesgo de alergia y no requiere cadena de frío.

Siliconas de grado médico. Es un material sintético que se puede inyectar en forma de micropartículas o como microgotas. Si son correctamente usadas y en dosis mínimas no provocan efectos secundarios. Pero si se aplican en forma incorrecta pueden desplazarse. Colocadas en grandes volúmenes producen una reacción fibrosa llamada siliconoma que puede deformar las facciones. Es económicamente accesible.

Metacrilato (PPMA). Es un gel transparente de última generación adecuado para tratar arrugas de difícil solución.
Da muy buenos resultados en los surcos nasogenianos (alrededor de la boca y la nariz), en las arrugas finas del contorno de labios y en las líneas profundas de la cara.

Tiene gran capacidad para captar agua, por eso se lo considera muy adecuado para producir una hidratación profunda.

Es un material biocompatible; es decir que se “lleva bien” con los tejidos humanos, por lo que no genera reacciones adversas a su alrededor. Se utiliza en medicina desde hace más de cuarenta años, por ejemplo en lentes intraoculares.

Usado en dosis pequeñas (las necesarias para corregir arrugas), por profesionales expertos y en ámbitos adecuados (clínicas o sanatorios), el PMMA da excelentes resultados.

De corta duración

El colágeno. Es uno de los materiales más populares. Es de origen bovino, de ahí el riesgo de la reacción alérgica. Existen en diferentes densidades. Es adecuado para corregir algunas arrugas muy finas con mucha precisión realizando una especie de “enduido”. Tiene el inconveniente de posibles reacciones alérgicas por lo que se recomienda uno o dos tests previos. El costo es alto.

Atellocolágeno. Las marcas más conocidas son Resoderm y Resoplast de origen europeo y Koken de origen japonés. Son colágenos semisintéticos que poseen menor riesgo de alergia.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios