» protagonistas
Mariana Petracca fue elegida para participar en el programa de televisión “Cuestión de Peso” cuando organizó el concurso Miss Cuestión de Peso el Día De La Primavera en el año 2006. Bajó más de cuarenta kilos. Corrigió imperfecciones en el quirófano. Aquí habla “feliz”, “segura” y “más libre”, de pasado, presente y futuro.
 

“No hice una dieta, aprendí a comer. Y estoy contentísima de haberlo hecho”. Lo dice Mariana Petracca o, como le decían en el programa, “La Coca”. Hoy tiene 29 años. Pasó por el programa “Cuestión de peso”, al que ingresó con 117,5 kilos, bajó casi cuarenta y acaba de modelar su cuerpo en Centros B&S.

Feliz, como se autodefine y como se la ve, está trabajando y de novia con Ezequiel, un ex participante del mismo programa. Cómo engordó y adelgazó, su nueva imagen,  su pasión por

“Comencé a subir de peso cuando me fui a vivir sola. Cocinaba para mí, Abandoné los deportes. entré en una depresión muy grande”

la actuación y, claro, sus proyectos, según sus propias palabras.

–¿Cómo entraste a “Cuestión de peso”?

–En el 2006, “Cuestión de Peso” organizó el concurso “Miss Cuestión de Peso” el Día de la Primavera y fui elegida por el público para participar en el programa. La consigna era chicas con sobrepeso, y gané. En ese momento pesaba alrededor de 120 kilos. Luego de nueve meses me dieron el alta con 82 kilos, aunque bajé un poco más. 

–¿Te costó mucho bajar de peso, hacer el régimen?

–Creo que no. Lo que Cormillot propone es una reeducación alimentaria. Aprendí un plan de alimentación y lo sigo llevando a cabo. No hice una dieta, aprendí a comer. Y estoy contentísima de haberlo hecho. Con Cormillot estaré ligada de por vida. 

– ¿Siempre habías sido gorda?

–No. En mi familia somos todos muy altos y flacos. Siempre comí mucho. Y siempre fui muy movediza, hacía muchos deportes. Comencé a subir de peso cuando me fui a vivir sola.

“Mientras me hacían Laserlipolisis sentía unas cosquillas. Y después no recuerdo más. Me desperté en la habitación, me quedé unas horas descansando y me fui caminando”

Cocinaba para mí, dejé de hacer deportes. Creo que me dejé estar, entré en una depresión muy grande y empecé a engordar. Tenía una fuerte adicción a la comida. Con el sobrepeso se me fueron cerrando muchas puertas, creo que estaba cada vez más encerrada en un círculo vicioso. 

– ¿Qué hacías antes de entrar al programa?

–Soy actriz. Estudié unos cuantos años teatro. Hace unos dos años hacía publicidad. Hice un curso de modelo. Participé en varios castings. Estudié cine y televisión y trabajé en muchas productoras: delante y detrás de las cámaras. Hice bolos en muchas tiras de TV. Para tener un ingreso fijo trabajé como vendedora en una perfumería y me fue muy bien. Eso me permitía dedicarme al arte. 
 
 –¿Cuándo te operaste en Centros B&S y qué te hiciste?

–Me operé el 28 de agosto. Me hice Laserlipolisis en la entre pierna, la panza, cintura y la cola, también me hice una mastopexia (elevación de mamas) con un implante. Siempre tuve mucho busto y con la pérdida de peso, las mamas me quedaron demasiado caídas y muy deterioradas,  los doctores pensaron que era necesario elevarlas y colocar un implante. El tamaño del implante lo decidieron ellos luego de que yo les contara mis expectativas. Y estoy contentísima, las mamas quedaron de un modo que tiene que ver con mi personalidad y mi cuerpo.

–¿Cómo fue el proceso?

–Todas las intervenciones me las hicieron en el mismo día. En B&S me mimaron, en el quirófano hacía chistes con los doctores, mientras me hacían la Laserlipolisis sentía unas cosquillas. Y después no recuerdo más. Luego me desperté en la habitación, me quedé unas horas descansando y me fui caminando. Mientras caminaba no podía creer que se hubiera modificado tanto mi cuerpo con tan pocas molestias, como me imaginaba. No estaba nerviosa, me sentía extremadamente feliz de poder operarme. Había leído los libros de los doctores, así que sabía lo que me iban a hacer. La verdad es que fue una operación muy deseada. 

–¿Qué fue lo más difícil del post operatorio?

–Como me hice muchas cosas, los primeros dos o tres días me resultaba un poco difícil encontrar una posición para dormir. Me costaba descansar. Tenía que usar una calza que iba

“Hago modelado, desfiles, poso para revistas. Yo represento a la mujer real, que no es perfecta. Y eso me gusta”

de la rodilla hasta la cintura, pero sentía que me contenía. También usaba un corpiño deportivo, de modo que estaba bien. 
 

–Además del cambio físico, la Cirugía Plástica, ¿en qué incidió en tu forma de ser?

–Los pechos que tenía me hacían sentirme muy mal. Cuando intimaba con alguna persona no me sentía cómoda. Eran un verdadero trauma. Ahora me siento más segura, más libre. 

–El haber pasado por todo lo que pasaste en relación con tu cuerpo ¿incrementó tu ego?

–En mi caso personal no, porque yo ya conocía el medio. La televisión te atrapa. Y en “Cuestión de Peso” tuve compañeros que se dieron fuertes golpes, no lo pasaron nada bien. En el programa te mostrás con tus debilidades, tus miserias. Y el espectador ve todo eso. Siempre estuve muy pendiente del espejo, creo que soy mi peor enemiga. Cuando era gorda me decía cosas terribles, me trataba muy mal. 

–¿Hiciste algún tratamiento psicológico?

–Sí, mientras estás en el programa hay asistencia psicológica porque los cambios son muy fuertes. 

–Ahora ¿qué estás haciendo?

–“Cuestión de Peso” me abrió muchas puertas. Hago modelado, desfiles, poso para revistas. Represento a la mujer real, a la mujer argentina, que no es perfecta. No a las flacas de las revistas. Y eso me gusta. Soy la imagen institucional de cuatro casas de ropa. 

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios