» estética dental
Las carillas realizadas en porcelana permiten mejorar la apariencia de los dientes. Se trata de láminas que se colocan sobre ellos en dos visitas al consultorio del odontólogo. Entérate por qué otras razones es un tratamiento cada vez más demandado.
 
“Sonrisa de Hollywood”. Así llamaba el doctor Charles Pinkus al resultado de uno de sus trabajos más chic, allá por la década del 30: colocar capas de porcelana sobre los dientes
La carilla no es más que una lámina de porcelana que se adhiere a la cara externa de los dientes para lograr una mejora estética
de los actores y actrices durante los rodajes de las películas.

Por entonces, claro, era un procedimiento carísimo que, además de los estudios cinematográficos y aledaños, sólo podía costear gente de bolsillos muy abultados.
Tanto avanzó la Estética Dental, tanto han cambiado los tiempos, que esa técnica mejorada,  capaz de aportar soluciones estéticas rápidas, que su uso va en franco aumento, según informaron a Guía de Transformaciones Estéticas los expertos en Estética Dental de Centro B&S.
Así es: las carillas de porcelana que tan bien bautizó Pinkus, y que han evolucionado con los años, se están convirtiendo en una técnica cada vez más pedida en el consultorio del dentista.

De qué se trata

La mejora en la calidad y manejo de los materiales hacen de este procedimiento una
El tratamiento requiere, generalmente, sólo dos visitas al consultorio
herramienta sencilla.
Según expertos, en términos generales, la carilla no es más que una lámina de porcelana (también se puede realizar con otros materiales) que se adhiere a la cara externa de los dientes con el fin de lograr una mejora estética.

Obviamente, el color, la forma, el cierre de espacios entre los dientes es una decisión del paciente, asesorado por su odontólogo, que es quien conoce las características de una boca sana y puede orientar acerca de una buena sonrisa, una sonrisa acorde con cada cara. 

Paso a paso

Los especialistas dicen que el tratamiento requiere, generalmente, sólo dos visitas al consultorio.

Durante la primera visita, se prepara la superficie de los dientes para colocar la carilla. Grosso modo, se trata de realizar un desgaste en la superficie a tratar. Y se puede volver a casa.

En la segunda consulta, al día siguiente o a los dos días, se coloca la o las carillas.
Los efectos se visualizan inmediatamente. Enseguida uno puede mostrar, diría Pinkus, su sonrisa de Hollywood.
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios