» misceláneas

Botox,
eternamente joven

 

Usos de la Toxina Botulínica

El Botox es la Toxina Botulínica Tipo A (TB), que se viene utilizando desde hace mucho tiempo en la neurología, para problemas como espasmos, para reducir la contracción de los músculos. Desde hace aproximadamente unos diez años, se comenzó a usar  en la Medicina Estética para reducir las arrugas de expresión, que se forman por un exceso de trabajo de los músculos de la cara. Con la dosis adecuada se mejora la mímica facial y la asimetría. Se lo aplica mediante microinyecciones que se colocan dentro del músculo detrás de la arruga.
Es ideal para terminar con las patas de gallo, las líneas del entrecejo y de la frente, también da muy buen resultado en las arrugas del cuello que caen, en forma vertical, del mentón al tórax, así como para las arrugas horizontales del cuello. No se recomienda su uso en las
La Toxina Botulínica tipo A, bien utilizada, solo provoca efectos positivos.
líneas naso labiales, las que bordean la nariz y la boca, por ser una de las zonas con más movimiento de la cara: al hablar, al comer, al sonreír. Con el paso del tiempo los músculos y la grasa de esta zona se pierden.

La Toxina Botulínica tipo A, bien utilizada, solo provoca efectos positivos. Rejuvenece, tiene un efecto lifting. No tiene secuelas y el mayor problema que se puede encontrar es que no se noten mejoras.

Es importante que el profesional que aplique TB tenga conocimiento de la anatomía y pericia para saber qué músculos son los que generan el desequilibrio.

Las microinyecciones se aplican selectivamente, en diferente profundidad, hay que saber hacerlo bien. Los especialistas deben aprender y formarse constantemente, tratando de mejorar los resultados. Las dosis que se usan son inocuas.

Los tiempos de la TB

La acción de la TB empieza a hacer efecto al tercer día, donde ya se nota que se contraen
Es importante que el profesional que aplique TB conozca la anatomía y tenga pericia para saber qué músculos son los que generan el desequilibrio
menos, y que se alisa la frente. Dura 5 meses y al sexto mes comienza a decaer, también dura menos en hombres que en mujeres.

La TB se elimina, no deja ninguna secuela y ese músculo comienza a trabajar de la misma forma que antes. Se vuelve a estar como antes en cuanto finaliza su efecto.
Cabe destacar que gran parte de los pacientes, luego de los 6 meses, repite la aplicación.

La TB y la transpiración

Además de relajar los músculos, es muy beneficiosa para la sudoración excesiva en axilas, en manos y en pies. Hay gente que sufre mucho por este problema. Si bien existe una alternativa quirúrgica, la TB es una excelente opción no quirúrgica. Se puede reducir hasta un 80% la sudoración. Está probado que es totalmente eficaz.


Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios