» estética dental
Una boca sana,
una boca que ríe
Hay toda una rama de la Odontología dedicada a la estética. Incluye desde el blanqueo de los dientes hasta la colocación de un piercing en ellos, pasando por los implantes y los nuevos aparatos. Éstas son sus propuestas básicas.
 

Está demostrado científicamente que la risa es saludable. Y es así. ¿Quién puede dudar de lo que gozamos y disfrutamos con una carcajada? El problema surge cuando las inhibiciones o la vergüenza por no tener una dentadura del todo agradable nos tapan no sólo la boca y la risa sino también las relaciones interpersonales.
Desde hace algunos años se viene desarrollando en el mundo la Estética Dental, una rama de la Odontología que combate alteraciones, incluso patológicas.

Un adecuado y sensato tratamiento de estética dental debe, ante todo, comenzar por un diagnóstico.


Un adecuado y sensato tratamiento de estética dental debe, ante todo, comenzar por un diagnóstico. El avance tecnológico aplicado a la salud ha desarrollado una cámara de video intra-oral, por medio de la cual el paciente puede observar el estado general de su dentadura. Esto permite –nos explican desde Centros B&S- que, junto al profesional, se puedan establecer las líneas del tratamiento, su duración y su costo final. A partir de allí surgen las diversas propuestas. Veamos.

Blanqueamiento dental.

El consumo cotidiano de café, té, ciertas frutas y verduras y el tabaco manchan, “amarronan”, los dientes.
Es posible mejorar el color y el brillo mediante un tratamiento que consiste en la activación de una sustancia blanqueadora con una luz de arco de plasma. Es un procedimiento breve que un odontólogo especialista desarrolla en una sesión de una hora. Es inocuo y hasta puede hacerse en dientes con tratamientos de conducto.

Coronas de porcelana. Free metal.

Las coronas de porcelana pura (o free metal) permiten lucir una sonrisa más natural. Son coronas que recubren el diente simulando la anatomía coronaria.
Es la opción más estética. Se utiliza en zonas muy visibles como los dientes anterosuperiores o “paletas”.
La gran mayoría de los pacientes puede llevar coronas. Sólo están contraindicadas en aquellos que presentan problemas de encías en estado avanzado, cuando el diente en cuestión tiene algún problema que limita su conservación en la boca o cuando existe excesiva movilidad dental.

Una escultura.

La escultura dental consiste en el agregado y desgaste selectivo de los dientes para armonizar su forma, tamaño y color. Se puede modificar el aspecto estético de la sonrisa en un tiempo muy corto (no dura más de una hora).

Ortodoncia

Tradicionalmente se realizaban tratamientos de ortodoncia en niños y adolescentes. Sin embargo, la odontología moderna tiene otra concepción: la corrección de la mala posición de los dientes no es atributo exclusivo de los niños y es posible aplicarla en los adultos. Hoy, entre la gente grande, una de las consultas más habituales en relación a la estética dental es la posibilidad de “enderezar los dientes torcidos” mediante un tratamiento de ortodoncia.
Es posible modificar la posición de los dientes con pequeños movimientos a través de la estructura del hueso, sin molestias ni sufrimientos durante el tratamiento.

Cuando la ausencia de la pieza dental es total, hay dos opciones para sustituir ese faltante: el puente o el implante


El bracket es parte del aparato fijo que va pegado al diente y es allí donde el odontólogo introduce los alambres.
Actualmente la estética dental recurre al bracket cerámico, también llamado “ortodoncia invisible”, porque es del color de los dientes del paciente y entonces pasa casi desapercibido. El paciente debe tener colocado el aparato durante todo el día, para lograr el resultado pretendido.

Carillas.

Son finas láminas de porcelana de aproximadamente 0,3-1 milímetros de espesor, que se colocan cubriendo toda la superficie anterior de las piezas. Se unen fuertemente al diente por medio de un adhesivo especial, la unión es tan fuerte que una vez colocadas no se pueden retirar a menos que se rompa la carilla.
Se emplean fundamentalmente cuando la irregularidad de la textura del esmalte, el color o la forma de los dientes no puede tratarse mediante el sistema de blanqueamiento.
Sus principales ventajas son su poder de adhesión, resistencia a la abrasión y su propiedad estética. Prácticamente no hay que reducir el diente para colocarlas. Una vez cementadas, el paciente puede comer con normalidad.
Este tratamiento no está indicado en casos de apiñamientos severos de piezas, defectos en la relación de las arcadas o cuando existe bruxismo o rechinamiento de los dientes. En cualquier caso es el odontólogo quien determinará, mediante un examen clínico, si el paciente puede usarlas o no.

Prótesis.

Existen varias alternativas para reponer una o más piezas faltantes.
Cuando la ausencia de la pieza dental es total, hay dos opciones para sustituir ese faltante: el puente o el implante. El puente es un tipo de prótesis fija que consiste en el tallado de las piezas dentales anterior y posterior a la brecha, que van a servir de soporte para reemplazar a la pieza que falta. La otra posibilidad es el implante.
En pacientes que necesitan una rehabilitación total ante la falta completa de dientes, existe la prótesis removible o sobredentadura. Son prótesis completas, realizadas en acrílico, que se mantienen firmes y sujetas al hueso por medio de dos o cuatro implantes. Existen diferentes sistemas de fijación de estas prótesis a los implantes, con el fin de que no se muevan al hablar o al comer.

Implantes.

Cuando falta una pieza dental es posible “inventar” una raíz y colocar una corona que sustituya al diente ausente.
Se implanta un tornillo de titanio en el hueso de la zona de los dientes a reponer, y al cabo de cuatro meses se logra una oseointegración, es decir, se “suelda” el implante al hueso. Sobre ese implante es posible colocar una corona para reponer la corona del diente ausente de manera permanente.
Ante la falta de piezas también existe la posibilidad -que determinará oportunamente el especialista- de colocar un puente. Este es un tipo de prótesis fija que consiste en el tallado de las piezas dentales anterior y posterior a la brecha –es decir, los vecinos-, que van a servir de pilar para reemplazar a la pieza dental que falta.

Piercing.

En estos tiempos en que está tan de moda, el piercing… también ha llegado a los dientes.
El piercing dental es una piedra multifacetada que se adhiere al diente, sin perforar nada, dando una imagen moderna y divertida. Es un procedimiento totalmente inocuo. Es posible elegir piedras multifacetadas de distintos colores. Se lo puede sacar en cualquier momento sin producir ninguna lesión en el diente.
Los candidatos son todas aquellas personas divertidas que buscan una sonrisa seductora.

Rehabilitación estética.

En ciertos casos es necesario una rehabilitación estética general. Esto se logra complementando varias técnicas y materiales para alcanzar una imagen agradable.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios