» cirugías
Mostrá tus piernas
sin complejos
Te presentamos una intervención que permite remover el exceso de tejido adiposo en aquellas zonas de los muslos, desde el pantalón de montar hasta las pantorrillas. Cómo hay que prepararse, en qué consiste paso a paso y cuáles son sus ventajas respecto de otras técnicas.
 
Y sí, ya pasó el tiempo de las piernas cubiertas con pantalones o polleras largas. Es momento de lucir tus piernas con las minifaldas, los  shorts o y bikinis típicas del verano. ¿Y vos no te animás a usarlos porque no te gustan las piernas que te vinieron de “fábrica”?
Hoy queremos que conozcas todo lo que la Cirugía Estética puede hacer para ayudarte.

Más allá de la dieta y la gimnasia

Muchas mujeres tenemos tendencia a la acumulación de grasa en los muslos. Puede ser en los muslos externos, formando los llamados “pantalones de montar”. O puede ser en la zona de la entrepierna, un asunto que además de ser poco estético causa incomodidad.
La cosa no termina ahí. También es posible que se concentre tejido adiposo en los muslos  posteriores o subglúteos.

Pero, según el Dr. Diego Schavelzon, director de Centros B&S, para todos estos casos un procedimiento adecuado suele ser la Laserlipólisis.
Se aplica con anestesia local. El cirujano modela la zona a tratar utilizando tecnología láser.

Se trata básicamente de una intervención que permite remover el exceso de de tejido adiposo en aquellas zonas donde las dietas o la gimnasia no hacen suficiente mella.

Paso a paso, según los especialistas

La Laserlipólisis se aplica con anestesia local tumescente, que “infla” el tejido graso al rellenarlo y embeberlo con varios litros de una solución especial que bloquea completamente la sensibilidad en el área.

El cirujano esculpe la zona a tratar utilizando la tecnología láser. Introduce la fibra óptica del láser Neodinium Yag que derrite selectivamente la grasa sin lesionar las otras estructuras: los vasos sanguíneos  y los nervios y linfáticos.

Parte del aceite que liberan las células grasas al romperse es metabolizado por los sistemas de defensa naturales del organismo y otra parte es absorbida en el momento.
La incisión que se  realiza en la piel es de algunos milímetros, cicatrizando más tarde espontáneamente.

Cuando se aplica sobre los muslos externos elimina esa apariencia de “pantalón de montar” tan habitual. En estos casos suele combinarse con la zona de los glúteos para mejorar la figura.

También corrige el poceado de la celulitis en esta zona.
Al trabajar sobre el muslo anterior, lo modela y deja ver una mejor definición de los músculos subyacentes. Si la adiposidad está localizada debajo de la cola, la Laserlipólisis puede extenderse a glúteos y piernas.
La intervención dura alrededor de dos horas y es ambulatoria: esto significa que luego de unas horas podés volver a tu casa a descansar.

Cómo hay que prepararse

Una vez definida la intervención, el cirujano te pedirá una serie de estudios prequirúrgicos para evaluar tu estado de salud.
Suele pedir un hemograma completo para descartar estados anémicos o infecciosos, un coagulograma completo para buscar la mínima pérdida de sangre, un estudio de glucemia para descartar la existencia de diabetes y otro de uremia para evaluar la función de los riñones. Por último, pide un test de Elisa para descartar sida.

A partir del momento en que tomás la decisión de realizar la operación, es conveniente dejar de fumar porque el cigarrillo disminuye la circulación sanguínea y dificulta la cicatrización.
También es necesario evitar la aspirina o el ibuprofeno ya que retardan la coagulación.
Se recomienda limitar el consumo de vitamina E en comprimidos.
Generalmente habrá que guardar reposo relativo durante al menos tres días tras la operación.

Para estar más fortificada, es bueno tomar vitamina C. Es importante que el cirujano esté al tanto de todos los medicamentos que ingerimos y no habrá que dejar de tomarlos hasta que él lo determine.

El día anterior a la intervención Schavelzon recomienda cenar liviano, evitar condimentos y picantes. Y una cosa importante: no comer ni beber nada (ni siquiera agua), excepto los medicamentos recetados, desde seis horas antes del horario programado para la cirugía.

Levántate y anda, liviana

Después de la intervención se coloca un vendaje inicial: unas medias o prendas de presión adecuada que mantiene la compresión.
Además, habrá que guardar reposo relativo durante al menos los tres primeros días posteriores a la operación.
De los orificios por donde ingresó el láser drenará abundante cantidad de un líquido que está compuesto por la solución anestésica, grasa líquida destruida por el láser y algunas gotas de sangre. Esto suele ocurrir durante las primeras 24 horas. Es normal. Hay que cambiar los apósitos sólo cuando pierdan su capacidad de absorción.

Durante algunos días se pueden sentir dificultades para sentarse. Es fundamental caminar mucho, evitar los reposos prolongados en cama y controlar que las prendas compresivas no corten la circulación.
Como en cualquier procedimiento quirúrgico, puede haber un leve trauma de pequeñas ramas nerviosas sensitivas, por eso algunas zonas periféricas a la zona operada pueden presentar disminución de sensibilidad temporal.
Se pueden tomar analgésicos luego de los dos primeros días solo si hay dolor,  siempre bajo prescripción médica.

Conviene tomar mucho líquido (entre dos y tres litros) y evitar comidas constipantes.
Al día siguiente de la operación, ya es posible bañarse con ducha. Las heridas se lavan con jabón, colocando alcohol o algún antiséptico después de secarlas.
Al sexto día, se puede sentir la piel dura o palparse nódulos o durezas: son normales y ceden luego de los dos meses. También puede sentirse la piel tirante o pinchazos o comezón, otra consecuencia pasajera y normal. Los moretones pueden durar hasta dos semanas Todo forma parte del proceso de recuperación. Del camino hacia una muy disfrutable y saludable levedad.
 
Sobre rodillas y tobillos
Muchas veces la grasa se acumula en la parte interna de las rodillas. Hay casos en que esas rodillas gordas incluso se rozan al caminar y provocar molestias y hasta lastiman.
¿Y qué decir de las pantorrillas y tobillos gruesos que no hacen parecer matronas? Bien, para todos estos problemas es también ideal la Laserlipólisis, pues el rayo láser permite esculpir la zona al extraer la grasa. Esta técnica define los músculos de las pantorrillas, haciéndolos más juveniles.

En cuanto a la anestesia, se trabaja con anestesia local tumescente y un leve sedante.
Otra de las ventajas que tiene la Laserlipólisis, agrega Schavelzon, es que se reduce la aparición de moretones y de pérdida de sangre tan habituales en una lipoaspiración convencional.
Ofrece, en resumen, una recuperación fácil, segura y más confortable, al tiempo que brinda mejores resultados que las antiguas lipoaspiración y lipoescultura.
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios