» protagonistas
La joven y destacada conductora de radio y televisión en Miami, Barbie Simons cuenta por qué decidió someterse a un tratamiento, Accent Lift, para mejorar sus piernas en Centros B&S .
 

Hija del recordado conductor Leonardo Simons y de Alicia Gorbato, Barbie Simons, de 29 años, hizo la carrera de Radio Broadcasting y Periodismo en la Universidad de Miami. Allí condujo por más de ocho años un programa de Radio Romance donde entrevistó a estrellas de la canción latina, como Shakira y Cheyanne. En televisión fue co-conductora del programa “Sábados Gigantes“, un clásico de Miami que lleva más de veinticinco años en pantalla.

Barbie recibió A Guía de Transformaciones Estéticas en su departamento del barrio porteño de Belgrano.

–¿Qué te hiciste en Centros B&S?

–Me hice el tratamiento de Accent Lift que es de lo más innovador. Estuve consultando y verdaderamente son muy pocos los lugares que tienen Accent. En muchos lados dicen tenerlo, o dicen hacer algo similar, pero a la hora de la verdad es una simple y sencilla radiofrecuencia. Me lo apliqué en las piernas, que son mi parte débil. Hice sólo seis sesiones –tengo que hacer más- y ya noto la diferencia: ahora mis piernas están más tonificadas, hay menos flaccidez se redujo la celulitis.

“Son muy pocos los lugares que tienen Accent Lift. En muchos lados dicen tenerlo, o dicen hacer algo similar, pero a la hora de la verdad es una simple radiofrecuencia”.

–¿Es la primera vez que acudís a la Medicina Estétca?

–Hace unos cuantos años, en Miami, me hice las lolas. Tenía 19 años.

–¿Por qué te hiciste el tratamiento con Accent?

–Especialmente por mi trabajo, una está muy expuesta. Es un medio que te exige tener el cuerpo en buenas condiciones.

–Los resultados del tratamiento que te estás haciendo ¿de qué modo inciden en tu modo de plantarte en el mundo?

–Logré más autoestima, más confianza, más seguridad. Antes no me sentía del todo cómoda con una mini o un short. Ahora me siento más segura.

–Trabajar en el mundo del espectáculo ¿no te convierte, en cierto modo, en una esclava de tu imagen, de tu cuerpo?

–Sí. Y si estás muy vulnerable podés llegar a sufrir bastante. Yo he pasado por todo: hace unos años me diagnosticaron una anorexia nerviosa  y estuve extremadamente flaca, diez kilos menos que ahora. Tuve que iniciar un tratamiento con una dietista, me dieron hormonas para engordar. Y subí mucho de peso. Por suerte ya pasó, es un capítulo cerrado, estoy en otra etapa de mi vida, ahora quiero mantenerme en el peso que tengo. Esto que me ocurrió no puedo endilgarlo solamente al medio, hubo cuestiones personales que incidieron.

–Fuera de la cuestión profesional, ¿cómo te sentís con tu cuerpo?

–Estoy a gusto. Creo que tiene que ver con una aceptación de uno mismo. Más allá de ciertas imperfecciones, de un pocito más o menos, es una cuestión interna que hay que trabajarla día a día. Independientemente de las exigencias del medio, de lo externo, tiene que ver con algo más bien espiritual. Hago terapia, estoy haciendo un curso de Cábala, es un trabajo espiritual que me lleva a la plenitud y la luz.

Trabajar en el espectáculo te convierte, en una esclava de tu imagen. Y si estás muy vulnerable se puede sufrir bastante.

–¿Cómo cuidás habitualmente tu cuerpo?

–Creo que tengo que vivir a dieta, porque tomo agua y engordo, tengo mucha retención de líquido. Tengo que estar muy atenta a todo lo que ingiero. Por suerte soy vegetariana desde los 12 años, como verduras, frutas, leche y queso pero no como carne ni pescado ni pollo. El problema es que me encantan los dulces, los helados me tientan. Pero una vez por semana me doy todos los gustos y al día siguiente estoy a frutas. Además tengo un personal trainer que viene tres veces por semana, aunque hace un mes y medio que estoy un poco parada.

– Para terminar, ¿qué diferencias encontrás entre la radio y la TV, cuál medio te gusta más?

–Hay muchas diferencias. La radio tiene más magia, tiene la respuesta inmediata de los oyentes. La televisión no, pero te da una exposición y una vidriera impresionantes. Comencé a hacer radio a los dieciocho años, en Radio Romance, una de las radios más escuchadas en Estados Unidos. Me encanta, pero es un trabajo muy esclavo y exigente. Disfruté mucho haciéndolo.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios