» cirugías
Volver a
sentirse mujer
Tras la extirpación de un tumor de una mama, se puede optar, de la mano del médico, por una intervención de reconstrucción mamaria. El procedimiento dependerá del diagnóstico, la forma y el tamaño de las mamas, el estado general de salud, el estilo de vida de la paciente y sus expectativas. Aquí te presentamos el ABC de este tipo de intervención.
 
La reconstrucción mamaria se practica tras la extirpación de un tumor en esa zona del cuerpo.
Antes de saber qué opciones ofrece la medicina para que una mujer que combate esa enfermedad pueda verse y sentirse plena, es importante saber que cualquier clase de reconstrucción mamaria precisa varias etapas para completarse, explica el Dr Guillermo Blugerman, director de Centros B&S.

La primera cuestión es la elección del momento de la reconstrucción. En términos generales, depende de consideraciones médicas y emocionales.
El momento de esta intervención depende de condiciones médicas, emocionales y financieras.

La intervención de reconstrucción puede empezar a realizarse simultáneamente con la mastectomía, o iniciarse después, una vez que la Medicina actúa con éxito y los miedos se diluyen, nos explica Blugerman.

Obviamente: a la hora de decidir cuándo y cómo, la palabra del médico es fundamental. Pero generalizando, ¿cuáles son los pro y los contra acerca del momento adecuado para enfrentar una cirugía de este tipo?

La reconstrucción mamaria inmediata combina el procedimiento de la mastectomía con la primera etapa de reconstrucción, por lo que resulta más económica. Sin embargo, incluye más riesgos de complicaciones que la sola extirpación, dura más tiempo y anticipa una recuperación más larga.
La intervención de reconstrucción puede
realizarse simultáneamente con la mastectomía,
o después, una vez que la Medicina actúa con éxito
y los miedos se diluyen

El paciente puede diferir su decisión de reconstrucción y de cirugía hasta haber finalizado los otros tratamientos, como la terapia radiante y la quimioterapia. Dice Blugerman: esta opción es preferible cuando el cirujano piensa que puede haber algún problema con la mastectomía.
  
Tipos de procedimientos

La clase de procedimiento a implementar depende del diagnóstico, la forma y el tamaño de la otra mama, el estado general de salud y el estilo de vida de la paciente y sus expectativas.
Hay 3 tipos:

  • Reconstrucción con implantes: Es un sistema que fue utilizado por alrededor de dos millones de mujeres desde comienzos de la década del ´60. El implante es, a grandes rasgos,  un elemento relleno con fluido que se coloca debajo de los tejidos del tórax para crear una nueva mama. En comparación con el procedimiento que explicamos abajo, éste resulta menos traumático y conlleva una recuperación más breve. Por supuesto, es el cirujano, sobre la base de la historia clínica de la paciente y el estado de sus tejidos, quien decidirá si es candidata a la reconstrucción con implantes.

  • Reconstrucción con “colgajos” de tejidos. Se pueden reconstruir las mamas con la movilización quirúrgica de una porción de piel, grasa y músculos de otra parte del cuerpo hacia el tórax. Esta posibilidad se puede evaluar cuando los tejidos del tórax son insuficientes o inadecuados para realizar una reconstrucción con expansores y prótesis. Además, supone un buen estado de salud y una fuerte motivación. Uno de los “colgajos” usado más frecuentemente es el TRAM (Transversus Abdominus Musculocutaneous). Se trata de un  tejido del abdomen que se traslada hacia el tórax. El otro es el de “Latissimus Dorsi”: el cirujano moviliza una porción de tejidos desde la parte superior de la espalda hacia la región del tórax para reconstruir la mama. Debido a que suele ser más delgado que el TRAM, se debe recurrir a la utilización de un implante para tener el volumen necesario.

  • Reconstrucción mamaria con tejidos propios e implantes asimétricos. Se trata de una técnica bastante simple, conocida en el mundo como técnica de Souza  Pinto, que tiene resultados altamente satisfactorios. Se utilizan colgajos locales, o sea de la cercanía de la mastectomía, junto con inclusiones nuevas llamadas “inteligentes”. Son implantes asimétricos, o sea uno izquierdo y uno derecho, que rellenan muy bien el defecto dejado por la mastectomía. Esta técnica permite a la paciente reincorporarse rápidamente a su vida habitual laboral y tiene una bajísima posibilidad de secuelas.
Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios