» misceláneas
Una serie de consejos y propuestas de tratamientos para corregir el deterioro que sufren las mamas y el abdomen tras el nacimiento de un bebé. Soluciones para sentirnos incluso más lindas que antes. Todo lo que Centros B&S puede hacer por vos.
 

Nadie duda de que la llegada de un hijo es una verdadera conmoción: emocional y corporal. Un remolino de emociones, un sentimiento de amor extraño acompañado de sensaciones raras, alegrías extremas, incomodidades y, a veces, dolores.
Con esta maravillosa revolución, el cuerpo se modifica. Es que ocurren diversos cambios endócrinos, fisiológicos y anatómicos que dejan sus marcas en el espíritu y en los tejidos.
Entonces, durante los primeros tiempos posteriores al parto, en medio de la lactancia es lícito -también- preguntarse si podremos volver a usar toda la ropa que está en el placard. Por eso, lo importante es mantener una alimentación sana y, en cuanto el médico lo autorice, volver o iniciar una rutina de gimnasia. Además, los adelantos en la Cirugía Estética nos dan la posibilidad no sólo de recuperar el cuerpo perdido, sino también de mejorarlo.
Lo más habitual es que surjan problemas en las mamas y en el abdomen.

Todo lo que baja, sube

Por lo general, con el amamantamiento, los pechos quedan más fláccidos y caídos. Se produce un estiramiento cutáneo y cierta pérdida de volumen.
Una solución a este problema es la introducción de un implante de silicona, explican desde Centros B&S. Se lo coloca por detrás del músculo pectoral mediante una pequeña incisión. De esta forma, el implante queda separado de la glándula mamaria, sin interferir ni con el amamantamiento ni con los estudios mamográficos.
Con el amamantamiento, los pechos quedan más fláccidos y caídos. Se produce un estiramiento cutáneo y cierta pérdida de volumen

El tamaño de la mama se puede aumentar tanto como se desee utilizando implantes de diferentes dimensiones. Cada paciente prueba en el consultorio del cirujano plástico los diferentes tamaños y, junto con el médico, decide cuál es el más adecuado a sus expectativas y a su cuerpo.

La consistencia del material es prácticamente indistinguible del tejido normal de la mama. El procedimiento más común deja una pequeña cicatriz en la mitad inferior de la areola mamaria que se va esfumando gradualmente hasta volverse prácticamente imperceptible.

Cuando las mamas han caído mucho o presentan muchas estrías se deberá recurrir a una mastopexia periareolar y en los casos más graves a la mastopexia vertical, que dejan distintos grados de cicatrices.

La panza

El abdomen es una de las partes del cuerpo más afectada porque se acumulan adiposidades acompañadas de estrías, además de una pronunciada flaccidez.

La Laserlipólisis es menos agresiva que una lipoaspiración.

La Laserlipólisis® es el procedimiento ideal para terminar con este problema. Esta técnica trabaja con un rayo láser que disuelve selectivamente la grasa convirtiéndola en una emulsión oleosa (aceite) que el organismo se encarga de eliminar por vías naturales.

En primer lugar, se realiza una infiltración de anestesia local tumescente que inyecta en la zona a tratar grandes cantidades de líquido fisiológico con una escasa cantidad de anestésico. Esto permite obtener una excelente anestesia con un mínimo de toxicidad de las drogas. Luego de una incisión de apenas un milímetro, el cirujano deja correr la fibra del láser Neodinium Yag que derrite la grasa, sin lesionar las otras estructuras, como los vasos sanguíneos y linfáticos. El aceite que liberan las células grasas al romperse es metabolizado por los sistemas de defensa naturales del organismo, y otra parte es absorbida en el momento.

Como la anestesia es local, la paciente está despierta durante todo el procedimiento. Finalizada la operación vuelve a su casa y retoma sus actividades habituales en 24 horas. Es imprescindible utilizar una faja compresiva durante tres semanas a un mes para garantizar la cicatrización correcta.

La Laserlipólisis® deja mínimas cicatrices, es menos agresiva que una lipoaspiración común y por lo tanto la recuperación es mucho más rápida.
Si el deterioro del abdomen es muy severo se acompaña de una miniabdominoplastía láser con técnica de Avelar, que consiste en quitar la piel que cuelga en delantal por debajo del ombligo, dejando una cicatriz sobre el pubis.

Seguramente, estas técnicas pueden dejarte más linda que antes.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios