» medicina estética
Contra las arrugas, la sequedad o los efectos nocivos del sol y a favor de la estimulación de la actividad celular, te presentamos a las Duchas de Oxígeno. Aquí explicamos en qué consisten, cómo actúan y cuáles son los típicos casos en los que se aplica. Un tratamiento de lujo para dejar atrás las escamas del verano.
 
El verano, el sol y el mar ya pasaron. Es el momento de fortalecernos para comenzar el año y -¿por qué no?- es el momento ideal para regalarle a tu piel ese aporte extra de oxígeno para repararla de los excesos del calor y mimarla.
Frente a la exposición solar, la piel activa su mecanismo de protección, aumentando el nacimiento de células de la capa más superficial de la piel, y perdiéndose los niveles de agua en la piel. Todo esto se traduce en sequedad y descamación.
La ducha facial de oxígeno penetra en la capa interna de la piel.


Una alternativa de lujo para la piel de la cara es la atomización de oxígeno puro, un método cuya eficacia está sobradamente probada a la hora de revitalizarla. La ducha de oxígeno es un eficaz tratamiento para la piel por su poder iluminador, alisador o reafirmante. Cuando se habla de oxígeno tópico, no sólo hay que referirse a la recuperación y mejora del aspecto superficial, sino a su actuación más profunda, ya que estimula la actividad celular y dinamiza la circulación, explican desde Centros B&S.

¡A la ducha!

La ducha facial de oxígeno combina la emisión de oxígeno puro con principios activos que penetran en la capa interna de la piel, epicentro de su salud y su luminosidad.
La ducha de oxígeno no provoca ningún tipo de alergias. No es agresiva ni posee ningún riesgo de toxicidad. Si se introduce oxígeno se logra un mejor funcionamiento del sistema  enzimático del organismo actuando como antioxidante y eliminando así los radicales libres.
El oxígeno, elemento indispensable para la vida, aporta energía y vitalidad a las células, con lo que se consigue rejuvenecer la piel, reafirmar y facilitar la penetración de los beneficios de los cosméticos. Es un gran luchador contra los radicales libres. Un shock de vida que va directo sobre las células y retarda el proceso de envejecimiento.

Recomendaciones concretas

Los tratamientos de belleza con oxígeno luchan contra el envejecimiento. Los expertos de Centros B&S recomiendan este tratamiento en los siguientes casos:

- Para epidermis dañada por el solSobre esas pieles, el oxígeno crea un efecto energético y curativo que elimina los daños causados por los radicales libres.

- Para acabar con las líneas de expresión y pliegues de la piel. Las arrugas se abren de dentro hacia fuera. La aplicación de oxígeno permite la reconstrucción de la piel, aumenta la firmeza y suaviza las líneas de expresión.

- Para las personas con  piel seca. La ducha de oxígeno aporta la hidratación necesaria sin dejarla grasa. Hasta ahora, es el método más eficaz de recuperar la humedad perdida.

- Para pieles jóvenes. El oxígeno actúa de forma preventiva. Es una terapia para pieles maduras, ya que permite que mejore la elasticidad y tersura de la piel al mismo tiempo que la reafirma.

- Como tratamiento equilibrante de pieles grasas o con acné. Ya que el oxígeno actúa cerrando el polo y regulando el sebo.

- Para borrar las estrías, disimular cicatrices. Devuelve la vida a pieles cansadas, acaba con las bolsas de los ojos e, incluso, puede aumentar el volumen de los labios.

Envíanos tus consultas / comentarios:

nombre y apellido*

e-mail *
consulta*
los campos marcados con * son necesarios