Guía de Transformaciones Estéticas
Misceláneas

Los 50, la segunda adolescencia

Apagar la velita de la torta de los 50 puede producir cierto escozor: cuánto tiempo recorrido, los años se me vienen encima, las arrugas que aparecieron, ya no tengo el cuerpo de los 20, y una serie de “malos pensamientos” más.

Todo eso puede tener algo de verdad. Pero ¿y si miramos el vaso medio lleno en lugar del vaso medio vacío?

Los hijos ya están grandes, hacen su vida, algunos ya viven solos… es un excelente momento para iniciar algo nuevo o retomar aquello que dejamos en el camino.

Es un excelente momento para iniciar algo nuevo o retomar aquello que dejamos en el camino

¿Te separaste? Bueno: a lo mejor te lo sacaste de encima… ya no hay nadie que te diga lo que tenés que hacer. (En cuanto a esto de la separación, hay un chiste judío muy gráfico . Una mujer está sola en su casa, el marido acaba de irse. Ella llora, se lamenta diciendo: “aleyn, aleyn” -que significa sola en ydish-, sigue diciendo lo mismo con la misma congoja hasta que de a poco va cambiando su entonación y termina cantando, contenta “aleyn, aleyn”.)

Continuemos.


Cinco razones

Hoy en día, la Cirugía Plástica ya no es exclusiva de las celebrities ni de las modelos. Se ha extendido proporcionalmente a toda la población, podríamos decir que se ha “democratizado”. Esto se

Existen técnicas quirúrgicas cada vez menos invasivas con una recuperación más rápida y segura
debe a varias razones –explican desde Centros B&S- , entre ellas a que no solo se ha ampliado la expectativa de vida sino que ha crecido la conciencia de una buena calidad de vida: la Cirugía Estética puede mejorar nuestra imagen y hacernos sentirnos mejor con nosotros mismos. Además existen técnicas quirúrgicas cada vez menos invasivas con una recuperación más rápida y segura.

Podríamos resumir las motivaciones de las “jóvenes de 50” para acudir a un cirujano plástico de este modo:


  • Situación conflictiva con la pareja
  • El momento posterior al divorcio, cuando el hombre o la mujer deciden recuperar su espacio.
  • El momento en el que los hijos se independizan, y se genera mayor tiempo libre.
  • La presión laboral, sobre todo cuando la mujer ve amenazada su continuidad ante compañeras de trabajo más jóvenes.
  • Corregir algún “defecto” que les molesta, para verse y sentirse mejor. Es algo muy personal.

Entonces: calores, osteoporosis...bueno, sí. Pero tienen más ganas de estar cada vez mejor, de contar con más información. Las chicas de 50 son cada vez más difíciles de parar.