Guía de Transformaciones Estéticas
Sano & Rico

Alimentos aliados de la piel

Querernos, tratarnos bien, cuidarnos… En relación a la piel no se trata solo de aplicarnos cremas cosméticas, también es necesario alimentarnos sanamente. Por eso queremos ofrecerte una guía de alimentos que ayudan a tener una piel sana y joven. Veamos.

Cítricos

Cítricos como el pomelo, la naranja, mandarina, lima, limón ricos en vitamina C, un potente antioxidante que interviene en la formación de colágeno, una proteína necesaria para que la piel conserve su firmeza y elasticidad. Otra fruta muy conveniente es el kiwi. Consejo: para que no pierdan la vitamina, es necesario mantenerlos en un lugar fresco y no pelarlos hasta que se vayan a consumir. Si se toman en forma de jugo, se debe preparar cuando se vaya a tomar.


Zanahoria

Es una fuente de betacaroteno, un precursor de la vitamina A que contribuye a reducir la flaccidez y las arrugas. Se recomienda su consumo antes de exponerse al sol para conseguir un bronceado más uniforme y duradero, ya que tienen propiedades fotoprotectoras.

Los cítricos poseen vitamina C, un potente antioxidante que interviene en la formación de colágeno, una proteína necesaria para que la piel conserve su firmeza y elasticidad
Consejo: otras frutas y verduras de color amarillo intenso y anaranjado –calabaza, mango, batata, durazno – también son ricas en carotenoides. Como en el caso anterior, hay que mantenerlas frescas, y no pelarlas hasta que se vayan a consumir.


Tomate

Se trata del alimento con mayor concentración de licopeno, sobre todo en el caso de los tomates maduros. El licopeno protege a las células frente a los daños derivados de la acción de los radicales libres. Se considera que también ejerce una acción preventiva contra el desarrollo de ciertas patologías, como el cáncer de próstata y las enfermedades cardiovasculares. Consejo: estas ventajas se consiguen especialmente si el tomate se come cocido ya que así se asimila mejor el licopeno.


Frutos rojos

Frutillas, frambuesas, moras, arándanos. Los frutos rojos contienen vitamina C y flavonoides, que les confiere propiedades antioxidantes, que evitan la destrucción celular y el envejecimiento prematuro.

El pescado contiene proteínas. Esenciales para la reparación, formación y mantenimiento de los tejidos del cuerpo, el buen funcionamiento de las hormonas y el transporte de nutrientes y oxígeno
Consejo: para evitar que se estropeen y pierdan nutrientes, conviene protegerlos de la luz y el calor, lavarlos enteros en agua fría y trocearlos justo antes de consumirlos.


Aceite de oliva y verduras verdes

Tanto el aceite de oliva como las acelgas, espinacas, escarola, gracias a su contenido en vitamina E protegen a las células frente al estrés oxidativo. Consejo: para aprovechar al máximo las propiedades de las verduras conviene comerlas crudas o cocinarlas con poco agua y durante el menor tiempo posible.


Frutos secos

Nueces, pistachos, almendras, avellanas contienen vitamina E y reducen la oxidación celular. Las nueces, además, son ricas en cobre, que actúa como antiinflamatorio. Consejo: son excelentes para comer entre horas y recuperar fuerzas. Se los puede incluir en cualquier comida, especialmente en las ensaladas.


Carne y huevos

Aportan proteínas –frenan la pérdida del tono muscular y el descolgamiento de la piel del rostro–, vitamina B6, y selenio, que evita que la piel envejezca prematuramente. Además, previenen algunas de las alteraciones más comunes, como manchas o falta de elasticidad. Consejo: lo ideal es comer las carnes asadas o a la plancha para que conserven sus nutrientes.


Pescado

Contiene proteínas. Esenciales para la reparación, formación y mantenimiento de los tejidos del cuerpo, el buen funcionamiento de las hormonas y el transporte de nutrientes y oxígeno hacia las células. Vitamina D, muy buena para los huesos, el cerebro y los dientes. Vitamina A, previene el cáncer al ser antioxidante, mejora la piel, los ojos y el cabello, fortalece el sistema inmune, mejora la salud cardiovascular y el sistema nervioso, transporta energía a las células. Como antioxidante, evita que las células se dañen y envejezcan. Consejos: puede cocinarse ya sea vuelta y vuelta en la sartén, entero al horno o filet a la milanesa, y se acompaña muy bien con vegetales.