Guía de Transformaciones Estéticas
Misceláneas

Abdominoplastía: puede aliviar el dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los más frecuentes.

Sus causas son hábitos posturales, el sobrepeso, desequilibrios en tensiones musculares asociadas al estrés, lesiones deportivas o laborales, los embarazos, el sedentarismo, la osteoporosis, enfermedades degenerativas de los discos y articulaciones entre las vértebras, etc.

Existen diversos tratamientos: curativos y preventivos como el Pilates, la fisioterapia terapéutica y profiláctica, la cirugía ortopédica y la neurocirugía, la corrección de la obesidad o el sobrepeso con dietas y ejercicio adecuados, todas orientadas a producir cambios que disminuyen o muchas veces eliminan el dolor.

Nuevos hallazgos

Recientemente comenzó a sumar evidencia científica de que cambios en la anatomía muscular y fascial del abdomen pueden ser el origen de desequilibrios en las tensiones musculares que originan o agravan el dolor de espalda.

¿Por qué? Porque el soporte de la pared del abdomen lo constituyen músculos cuya orientación o disposición condiciona la eficacia de tal sujeción. El abdomen podría compararse con una pelota de rugby que debido a la tensión homogénea de su pared ofrece resistencia vertical a pesos aplicados a sus extremos.

La Abdominoplastia entra en acción

La Abdominoplastia es una intervención quirúrgica que se realiza normalmente para corregir la laxitud de los tejidos blandos que recubren la parte baja del vientre como la piel y grasa que descuelgan como un delantal tras embarazos o pérdidas grandes de peso.

Recientemente se estudió que cambios en la anatomía muscular y fascial del abdomen pueden ser el origen de tensiones musculares que originan o agravan el dolor de espalda.

Inicialmente se vio, de manera accidental, que pacientes que sufrían dolores de espalda luego de esta intervención sentían que el dolor se reducía y dejaban de tomar medicación. En el año 2011 científicos publicaron experiencias sobre significativas mejorías de casos de dolor crónico de espalda que no respondían a otras medidas terapéuticas.

Ocurre que los músculos rectos abdominales se separan en los embarazos y en casos de laxitud abdominal. Su disposición se mejora con una Abdominoplastia de modo que el soporte abdominal de la espalda es más eficiente y se reduce su esfuerzo muscular así como la sobrecarga esquelética de la columna vertebral. Dicho de otro modo se optimiza un equilibrio biodinámico que sería difícil de adquirir sin corregir la anatomía.

Sin embargo es importante tener en cuenta que el dolor de espalda es un trastorno multifactorial y a veces de gran complejidad, de modo que no puede esperarse en absoluto que todos los casos se puedan beneficiar con esta opción. No obstante la Abdominoplastia puede constituir parte de la solución en casos seleccionados.